Mariela Eula @ Psicoanálisis

Home » Familia » Los niños y los animales

Los niños y los animales

Categorías

Los niños se relacionan de manera muy espontánea con los animales y fácilmente se comprometen con su protección.

La relación especial entre el niño y sus mascotas

 El animal adorado puede ser un perro, un gato, una tortuga. No importa cuál. No hay más que ver cómo se transforma la cara de un niño cuando tiene un animal cerca, para darse cuenta de que niños y mascotas establecen una relación muy especial.

Esta atracción puede ser explotada por los padres para favorecer en sus hijos un desenvolvimiento natural frente al mundo animal, siempre con los recaudos necesarios de edad y seguridad.
 La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP por sus siglas en inglés) afirma en un documento que el alcance de la relación entre niños y animales puede ir mucho más allá si se la estimula: Las mascotas son parte de la vida de los niños. “La participación de los padres, la discusión abierta y la planificación son generalmente necesarias para que la experiencia de tener un animal doméstico sea positiva para todos. Un niño que aprende a cuidar a un animal y a tratarlo con cariño y con paciencia adquiere un  aprendizaje para relacionarse con las personas.”
Elegir el animal adecuado según el tipo de familia, la casa y el estilo de vida es clave. Entre los dos y los tres años, es ideal que el animal sea muy pacífico, ya que los niños de esa edad no tienen la madurez suficiente para controlar sus impulsos de agresividad e irritabilidad.

Ventajas del contacto de los hijos con los animales

 Estas son algunas de las ventajas que postula la AACAP  del contacto de los niños con los animales:

  • Desarrollar sentimientos positivos hacia el animal contribuye a la autoestima y a la autoconfianza del niño.
  • Una buena relación con un animal también ayuda a desarrollar la comunicación no verbal, la compasión y la empatía.
  • Los animales proveen lecciones acerca de la vida: la reproducción, el nacimiento, las enfermedades, los accidentes, la muerte y el duelo.
  • Las mascotas ayudan a desarrollar un comportamiento responsable en los niños que los cuidan y proveen un enlace con la naturaleza.
  • Enseñan al niño el respeto hacia otros seres vivientes.

Mascotas no recomendadas para niños pequeños

No todos los animales deberían convertirse en mascotas para los niños. No es recomendable que los más pequeños de la casa, especialmente los menores de cinco años, tengan hámsters, erizos, lagartos pequeños ni tortugas, debido a los riesgos que representan para su salud.

Como todos sabemos, cuánto más pequeño sea el niño más grande es su vulnerabilidad, ya que su sistema inmunitario todavía no está totalmente desarrollado. Además, cuánto más pequeño el niño sea, menos hábitos de higiene tendrá. Besan, agarran, y tocan sin control a los animales, y luego se ponen las manos en la boca, algo que no siempre se puede vigilar.

No se trata de prohibir este contacto. De lo que se trata es de proteger a los niños educándolos para que tengan el hábito de lavarse las manos siempre después de algún contacto con su mascota, el cuidado de no besarla en la boca, y tampoco llevársela para dormir en su cama, etc.

Por eso es bueno que las familias esperen a que el niño sea mayor para traer una mascota exótica a casa.

Fuentes citadas:

Categories

%d bloggers like this: