Mariela Eula @ Psicoanálisis

Home » Uncategorized » ¿Histeria infantil o grados variables de sexualización externa?

¿Histeria infantil o grados variables de sexualización externa?

Un caso clínico: la historia de Débora

Autor: Dio Bleichmar, Emilce

Este trabajo forma parte del libro Psicoterapia de la relación entre padres e hijos, Ediciones Paidós, Barcelona, 2005, y se reproduce con autorización de la editorial en: Revista digital “Aperturas psicoanalíticas”, N° 19. 


 Fui consultada por una madre joven, mujer inteligente y sensible, preocupada por una actividad sexual “pronunciada y prematura” de su hijita de 5 años. Fue en el año 1984, antes de la ola de desvelamiento de los abusos sexuales en la infancia, cuando en aquellos años ni los medios científicos, ni los publicitarios se habían hecho eco de estas experiencias infantiles. Los hechos relatados por la madre eran los siguientes: ella había observado que en algunas oportunidades anteriores, de forma esporádica y siempre en relación con alguna situación identificable, si la niña se emocionaba o se exaltaba, se tocaba los genitales. A la madre no le había llamado la atención con anterioridad, pues consideraba normal y hasta lo veía con beneplácito que en algunas oportunidades se masturbaba de forma espontánea y sin rodeos. Pero últimamente la había sorprendido mirándose los genitales en el espejo a solas, saltando con una amiguita, excitadas, bajándose las bragas y dándose besos. Cuando la interroga sobre esos juegos, Débora le dice que se los enseñó su primo Jorge de 11 años (hijo de una hermana materna). El cuñado habla con su hijo, quien desmiente la versión de Débora. La madre tenía una excelente relación con su hija, y tratando de enterarse sin dramatizar, le propone a la niña que jueguen a papá y mamá y después a Jorge y Debie. La niña elige “ser Jorge”. Durante el juego que se despliega, en un momento Debie-Jorge “cierra la puerta” e interrumpe el juego. Cuando la madre la incita y propicia el diálogo, la niña agrega que fue invitada tanto por su primo como por un amigo suyo –Jimmy– y que ambos “le enseñaron” esos juegos. Averiguando quién es Jimmy, resulta ser el hijo de un amigo del padre con quien se encuentran en el club, donde el padre la lleva los domingos.

LEER MÁS….

the kids 015

%d bloggers like this: