Mariela Eula @ Psicoanálisis

Home » Enfoques terapéuticos

Category Archives: Enfoques terapéuticos

Freud reconocia la complejidad del Superyó:“no es una abstracción, es una constelación estructural”. El Superyó es una multitud de voces, miradas, personajes significativos. Es la internalización de deseos y tabúes, anhelos y prohibiciones. Día a día va haciéndose cargo del “mundo externo” y de los valores de la cultura. El niño y el adulto necesitan ser amados por su Superyó, como también necesitan ser amados por las personas de su entorno .El Superyó “alberga la consciencia moral, la autoobservación y el ideal del Yo” (Freud,1932). Emite juicios. La piel tiene una facultad natural para distinguir entre frío y caliente. Pero el Superyó distingue entre “bueno” y “malo” sin la ayuda de ninguna facultad innata. El niño se somete al dictamen de aquel que lo socorre en su desamparo. El Superyó es y no es heredero del complejo de Edipo. Lo es porque comenzó esperando amor de las figuras parentales y así se constituyó como instancia intrapsíquica. Y no lo es porque hereda también de múltiples figuras. Congelar el Superyó a los cinco años, como congelar la constitución subjetiva, es ignorar que la historia identificatoria continúa a lo largo de toda la vida.Una serie de acontecimientos le dieron al Superyó una dinámica centrífuga. Y un trabajo de simbolización lo despersonalizó al alejarlo de los objetos parentales. El Superyó es transgeneracional.Las aspiraciones acerca de lo que se debe ser y tener (ideal del yo), así como las consignas acerca de lo no se debe hacer (consciencia moral), están conformadas por las aspiraciones de padres y sustitutos propuestos por la cultura.

LEER MAS

PERSPECTIVAS PSICOANALÌTICAS DE PAREJA Y DE FAMILIA

couples

Autor: Ismail YILDIZ, MD, MSc., Psicoanalista. Miembro Titular de Asociación Psicoanalítica Colombiana (APC), Federación Psicoanalítica de America Latina (FEPAL) e International Psychoanalytical Association (IPA).

CONTENIDOS

 CAPÍTULO I. ELECCIÓN DEL COMPAÑERO DE PAREJA

I.1. Introducción

I.2. Factores de vinculación según la visión sociobiológica y etológica de pareja y de familia

I.2.1. Solicitación de asistencia y la imploración infantil

I.2.2. La solidaridad en el combate y la vinculación por el miedo

I.2.3. El vínculo sexual

I.3. Los factores conscientes de elección del compañero de pareja

I.4. Los factores inconscientes de elección del compañero de pareja

I.4.1. Lenguajes y modos de interpretación en la pareja

I.4.2. El inconsciente y la elección del compañero de pareja

I.4.2.1. Datos psicoanalíticos iniciales

1- La especificidad de un tipo de elección conyugal

2- La elección referida a las imágenes parentales

3- Elección de objeto y pulsiones pregenitales

4- Elección conyugal y organización defensiva

I.4.2.2. Datos psicoanalíticos posteriores

1- Escisión, idealización y elección de compañero de pareja

2- Diferentes maneras de limitar la relación para mantener la idealización de un objeto bueno

3- Racionalizaciones justificadoras de la idealización

4- Elección de tipo de relación y lucha contra la depresión

5- Elección de un compañero de pareja como protección contra el riesgo de un amor intenso (more…)

PATOGÉNESIS Y TÉCNICA PSICOANALÍTICA

“El enfoque modular‐transformacional, en definitiva, nos propone, como aporte fundamental, diferentes formas de inscripción inconsciente posibles para cada uno de los deseos. Así, gracias a los desarrollos del inconsciente complejo (Bleichmar, 1997, 1999 y 2001), podemos superar la idea de la represión (básicamente, la represión secundaria) como única forma de inscripción de los deseos. Se abre, entonces, un amplio abanico de posibilidades en el que nos encontramos con aquellos deseos no constituidos, ya sea porque no se inscribieron originariamente en lo inconsciente o porque se desactivaron sectorialmente en un momento ulterior. Es evidente que esto supone un enorme reto en el trabajo analítico, ya que son pacientes en los que no hay nada que desvelar, nada de lo que entresacar un significado oculto. Es decir, no hay nada que des‐reprimir, sino algo que construir en la terapia”

LEER ARTÍCULO

Formulación psicodinámica del caso

Resumen

La formulación psicodinámica del caso (fpc) parte de la perspectiva psicoanalítica para formular un caso clínico. Se refiere a la hipótesis del clínico tratante sobre los principales problemas del paciente, los factores que lo condicionan, el tratamiento planteado y su evolución. Las preguntas básicas a las que debe responder una formulación son los interrogantes básicos de la clínica:1) ¿qué le pasa al paciente (dimensión diagnóstica); 2) ¿a qué se debe? (dimensión etiopatogénica); 3) ¿cómo se trata? (dimensión terapéutica), y 4) ¿con qué resultados? (dimensión evolutiva). Debe incluirse como un anexo a la historia clínica de entre 500 y 1.000 palabras. En este trabajo se destacan los elementos de la teoría psicoanalítica que mejor permiten responder a estas preguntas. Se toman contribuciones que reflejan avances actuales del conocimiento psicoanalítico, sostenidos por una fuerte evidencia clínica y empírica, el Manual de diagnóstico operacionalizado, OPD2, el Manual de diagnóstico psicodinámico, pdm y la escala de niveles de funcionamiento de la personalidad (lpfs) de la Sección iii del DSM-5. Estos aportes convergentes son de utilidad para la fpc y han sido tomados como base para este trabajo. Se propone una guía para la formulación psicodinámica del caso que orienta en los contenidos que deben ser incluidos.

Leer artículo completo

 

separador4

Si te gustó este artículo, también podría interesarte:

Manual para la elaboración de una  psicodinamia

DEBATES: Misoginia, psicoanálisis y subjetividad femenina

“Este texto intenta descifrar aquellos elementos del discurso de la Modernidad sobre la diferencia de los sexos que aparecen en las interpretaciones acerca de la subjetividad de las mujeres. Los escritos psicoanalíticos no solo dan cuenta de una lectura acerca de la subjetividad humana, sino también son el resultado de una interpretación por parte de un grupo de hombres y mujeres cuya subjetividad ha sido construida en los mismos parámetros que aquella de los sujetos investigados, esto es, en el seno de un sistema de sexogénero que define diferencias jerarquizadas entre varones y mujeres. Hay que agregar que el psicoanálisis, desde sus orígenes, ha quedado de preferencia en manos de profesionales de raza blanca, heterosexuales y pertenecientes a las clases medias o a la burguesía. La gran mayoría se ha adherido a la cultura dominante y, hasta muy entrado el siglo xx, no ha mostrado una perspectiva crítica con respecto a las creencias y estereotipos sobre hombres y mujeres construidos por el sistema patriarcal que se ha impuesto en nuestra civilización durante siglos.”

misoginia

………………………..

ACCEDER A EBOOK AQUÍ

(Enlace externo)

152b252822529

PSICOANÁLISIS INFANTIL: perspectivas. Ricardo Rodulfo

La función política y no solo teórica del psicoanálisis de niños es dar por terminado, después de aprendérselo bien, el psicoanálisis tradicional. En fecha no unívocamente precisable, más o menos hace 50–60 años, el psicoanálisis de niños empieza su advenimiento cuando Winnicott practica, apoyado en su posición de pediatra, un giro: empezar de nuevo, desde la experiencia de estar con el bebé y con el niño, de asistir al desenvolvimiento del jugar. Decir entonces, que el psicoanálisis de niños tiene su punto de partida histórica en el historial de Hans es equivalente a festejar el 12 de octubre como el día del descubrimiento de América. Aquí y allá, descubrimiento tiene idéntica función encubridora a desconstruir

LEER MÁS

René Kaës : Entrevista. Aparato Psíquico Vincular.

Ezequiel A. Jaroslavsky:

Marcos Bernard basado en sus hipótesis acerca del Aparato Psíquico Grupal, plantea extenderlo a todo vínculo humano denominándolo Aparato Psíquico Vincular, ¿cómo piensa esta propuesta y qué nos podría decir al respecto?

René Kaës:

Su pregunta me parece apropiada. Ruffiot ha utilizado en sus investigaciones el modelo del aparato psíquico grupal para aplicarlo a la familia y a la pareja; otros lo han utilizado para trabajar sobre la conformación de los vínculos y de las instancias de la realidad psíquica en las instituciones, como los equipos de cuidados médicos que tienen otros fines. Había propuesto esta extensión en 1976, pero agregándole la necesidad de tratar cada configuración del vínculo según su especificidad, y según su modo específico de acoplamiento (appareillage). Pienso que era también una preocupación que compartíamos con Marcos Bernard. Marcos ha sido un amigo muy querido y un notable lector de mis trabajos, él ha contribuido a hacerlos conocer en la Argentina y en el Uruguay, y también los de la “Escuela Francesa”.

A partir del momento en que busqué una extensión del modelo inicial he utilizado también este concepto, más abarcativo, del aparato psíquico vincular. Pero, si por un lado hemos avanzado en la construcción de una hipótesis psicoanalítica sobre la consistencia del vínculo, en tanto que lugar de una realidad específica, por el contrario no hemos avanzado mucho en el estudio comparativo de las modalidades de funcionamiento del aparato psíquico vincular en las diferentes configuraciones del vínculo. Una de esas dificultades reside, desde mi punto de vista, en el hecho, que ya lo había señalado con el aparato psíquico grupal, al diferenciar los organizadores psíquicos inconscientes y los organizadores socioculturales del grupo. No sabemos todavía articular bien, con precisión y rigor estos dos tipos de organizadores. Nos referimos frecuentemente al “contexto social y cultural” pero no disponemos todavía de conceptos útiles y eficaces para describir y comprender como se anudan y se diferencian, en las distintas configuraciones de los vínculos, estos niveles heterogéneos de la realidad.

Hay sin duda diferentes vías de acceso para tratar de ubicar el problema. En el curso de estos últimos años, he intentado aproximarme a ésta articulación proponiendo un hilo conductor en estos niveles diferentes: he pensado entonces, especialmente a propósito de las alianzas inconscientes, que las nociones de garante y de función meta podrían aportar algunas hipótesis no reductoras. He terminado una obra sobre “Las Alianzas Inconscientes”[7], pero pienso que habrá que retomar la cuestión en forma más especifica. Una de las cuestiones que obstaculizan es el método. Al pasar del diván al grupo, hemos creado un método de investigación y de tratamiento de la realidad psíquica, inaccesible para las prácticas habituales centradas en el individuo. En efecto las formaciones psíquicas que especifica la Gruppenpsyche[8], no son accesibles salvo por un dispositivo ad hoc.

A partir del momento en que hemos podido construir y utilizar el método de investigación (de la realidad psíquica en el grupo) hemos podido prestar atención y observar formaciones y procesos que podíamos experimentar y comprender. Hemos podido tener también una mirada crítica sobre las magníficas especulaciones freudianas a propósito de los grupos y de las instituciones. Pero no disponemos de algo similar cuando trabajamos en el nivel social, aunque esto no quiere decir que no hay nada.

Pienso que sería bueno proceder con una doble investigación: un estudio diferencial de las configuraciones del vínculo para poner a prueba lo que nos enseña el modelo del aparato psíquico del vínculo, tal como es pensado en la actualidad; otro trabajo es proponer una metodología y un modelo para pensar las articulaciones entre el campo de la realidad psíquica y el de la realidad social. Este trabajo pasa por un estudio epistemológico crítico de los modelos que han sido ya propuestos. Pero también transita por estudios clínicos que no se limiten a colocar conceptos, que como el gorro de dormir y los harapos de la ropa de cama (robe de chambre) del filósofo, del cual habla Heine, servirían para “tapar los agujeros del edificio del mundo” y de nuestra ignorancia.

LEER MÁS…

LA NEUROSIS en la obra de Freud

Por: Graziela Napolitano (coordinadora)

Universidad Nacional de La Plata – Editorial de la Universidad de La Plata

E-Book. ISBN 978-950-34-0993-0

ÍNDICE

Presentación. Gabriel Lombardi…………………………………………………….. 6

Prólogo. Graziela Napolitano.………………………..……………………… 9

Capítulo 1. Categorías clínicas y teoría psicoanalítica: puntuaciones en la obra de Freud. G.

Capítulo 2. Las neurosis antes de Freud.

Capítulo 3. La histeria en el psicoanálisis freudiano.

Capítulo 4. La neurosis obsesiva en la obra de Freud.

Capítulo 5. La fobia según Freud.

Capítulo 6. El problema del carácter en la economía libidinal de la neurosis

Capítulo 7. Histeria y neurosis obsesiva: dos historiales freudianos.

Capítulo 8. Neurosis infantil – Neurosis en la infancia: consideraciones sobre su tratamiento en la obra de Freud.

Capítulo 9. Neurosis de Transferencia, la neurosis del psicoanálisis.

Los autores


Descargar Libro Completo


Teorías psicológicas

Artículos de Interés sobre teorías de la salud mental (Sin revisión)

Guillermo Delahanty – Vicisitudes de la polémica de Anna Freud y Melanie Klein
Una vida dedicada al conocimiento y a la ayuda psicologica del niño (A. Freud)
Hay que quemar a Melanie Klein – (J. Laplanche)
Barujel, Nora – Melanie Klein HOY


TRES COMPONENTES DE LA IMAGEN INCONSCIENTE DEL CUERPO – J J NASIO
EL ESQUEMA CORPORAL NO ES LA IMAGEN INCONSCIENTE DEL CUERPO
REPORTAJE A S. BLEICHMAR
QUE ES UN CASO – J D NASIO
NARCISISMO PRIMARIO Y SECUNDARIO – NASIO
NARCISISMO – H BLEICHMAR

Antique_booksWallpaper

Fuente: https://teoriaspsicologicas2.wordpress.com/g-articulos-de-interes/

 Jacques-Alain Miller

 El perdón a las ofensas

(Artículo publicado en el Blog de Lore Buchner: http://www.psicoanalisisinedito.com/2015/01/jacques-alain-miller-el-perdon-las.html)

El disparador para este texto es el último número de Charlie Hebdo, publicado una semana después del atentado al semanario, cuya portada lleva una imagen de Mahoma al borde del llanto, sosteniendo un «Je suis Charlie», mientras detrás todo es coronado por un «Todo está perdonado». JAM entonces se aboca a la cuestión delperdón. Resalta que en el psicoanálisis nunca se perdona, que de nuestra posición de sujetos somos siempre responsables, que no podemos disculparnos por nuestro inconsciente, que es allí donde somos también nosotros y más verdaderamente. Nada entonces te será perdonado. Hablará de la historia de Moisés, de la Corte penal internacional, de las dificultades para representar ciertas obras teatrales que se meten con la cuestión de la blasfemia. JAM nos dice que encuentra maravilloso que hoy las Luces conserven intacta su misión subversiva, y se pregunta cuánto tiempo pasará hasta que se solicite desmontar sus símbolos en la ciudad para no afectar a los creyentes, al tiempo que retoma las últimas declaraciones del Papa Francisco sobre el tema.

Link de descarga

¿Por qué las terapias ineficaces parecen funcionar?

Esta (bastante mala) traducción al español es un resumen del artículo original “Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work: A Taxonomy of Causes of Spurious Therapeutic Effectiveness”, de Scott O. Lilienfeld , publicado en inglés por http://www.latzmanlab.com/, y a disposición del lector AQUÍ.

Esta nota sirve como referencia orientativa para aquellos que no tienen conocimientos del idioma inglés.

Para quienes tienen la posibilidad, se recomienda leer la información el en idioma fuente.

LEER ARTÍCULO EN ESPAÑOL…

¿Por-qué-las-psicoterapias-inefectivas-aparentan-funcionar3-

Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work

Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work: A Taxonomy of Causes of Spurious Therapeutic Effectiveness

¿Por-qué-las-psicoterapias-inefectivas-aparentan-funcionar3-

Abstract
The past 40 years have generated numerous insights regarding errors in human reasoning. Arguably, clinical practice is the domain of applied psychology in which acknowledging and mitigating these errors is most crucial. We address one such set of errors here, namely, the tendency of some psychologists and other mental health professionals to assume that they can rely on informal clinical observations to infer whether treatments are effective. We delineate four broad, underlying cognitive impediments to accurately evaluating improvement in psychotherapy—naive realism, confirmation bias, illusory causation, and the illusion of control. We then describe 26 causes of spurious therapeutic effectiveness (CSTEs), organized into a taxonomy of three overarching categories: (a) the perception of client change in its actual absence, (b) misinterpretations of actual client change stemming from extratherapeutic factors, and (c) misinterpretations of actual client change stemming from nonspecific treatment factors. These inferential errors can lead clinicians, clients, and researchers to misperceive useless or even harmful psychotherapies as effective. We (a) examine how methodological safeguards help to control for different CSTEs, (b) delineate fruitful directions for research on CSTEs, and (c) consider the implications of CSTEs for everyday clinical practice. An enhanced appreciation of the inferential problems posed by CSTEs may narrow the science–practice gap and foster a heightened appreciation of the need for the methodological safeguards afforded by evidence-based practice.

Keywords
psychotherapy, effectiveness, science–practice gap, confirmation bias, illusory correlation, spontaneous remission,
placebo effect, regression to the mean, effectiveness, efficacy.

READ ARTICLE IN ENGLISH

LEER ARTÍCULO EN ESPAÑOL

Psicoanálisis y salud pública: entrevista a Éric Laurent

“El psicoanálisis debe formar parte de la sanidad pública”

El delegado general de la Asociación Mundial de Psicoanálisis defiende que este método sea más accesible para quien lo necesite.

Leer artículo…

LA INTERVENCIÓN TEMPRANA EN PSICOSIS

La intervención temprana en la psicosis es, en realidad, una denominación que comprende varios tipos de intervenciones que pueden realizarse en diferentes momentos. La importancia de este tipo de intervenciones, se fundamenta en el hecho de que hace unos años se constató empíricamente, a través de diferentes estudios, que los pacientes que no habían recibido un tratamiento rápido o una intervención temprana, y en los que el inicio de éste se había demorado unos años desde que la persona había comenzado a presentar los primeros síntomas psicóticos, tenían una respuesta al tratamiento peor que aquellos que pudieron iniciar su tratamiento tempranamente. Estos estudios constataron que el desarrollo de programas de intervención temprana en estos pacientes presenta una serie de importantes ventajas, puesto que, claramente, supone una disminución del coste social, económico y personal asociado.

Agosto 07 de 2012 El Tiempo A

Sin embargo, en la práctica, no es habitual que se ofrezcan este tipo de intervenciones nada más aparecer la psicosis. Probablemente, una de las razones para que este tipo de programas no se hayan generalizado más en la práctica clínica se relaciona con el hecho de que la mayoría de las personas con esquizofrenia inician su camino hacia la psicosis presentando síntomas prodrómicos inespecíficos o síntomas negativos, mientras que sólo un 7% lo hace sólo con síntomas positivos. Sin duda, este hecho dificulta mucho la detección temprana de los casos. Tal vez por ello, al ingresar en una unidad de atención psiquiátrica, la mayoría de las personas atendidas presentan una duración de hasta 5 años desde el inicio prodrómico, sin que se haya detectado su patología, incluso a pesar de que en el último año ya podían presentar claros síntomas psicóticos. A este intervalo temporal en el que la enfermedad ya está manifestándose pero en el que aún no se implanta un tratamiento, se denomina duración de la psicosis sin tratar, o sus siglas en inglés DUP –Duration of Untreated Psychosis– (McGlashan, 1999)

LEER MÁS…

Transtorno por déficit de atención (TDA o TDAH) y niños bipolares. Una infancia medicada.

Transtorno por déficit de atención (TDA o TDAH) y niños bipolares

(La información de esta entrada es un resumen textual del excelente artículo publicado en: Temas de Psicoanálisis, titulado: «La ideología de la neurociencia»,  y disponible completo en: http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/. Recomiendo enfáticamente su lectura, ya que contiene datos relevantes sobre el efecto nefasto de los psicofármacos en general, y sobre la medicalización de la vida cotidiana, en especial de la infancia)

En 1902 el inglés George Frederick Still, describió un tipo de niño que hoy  denominaríamos inquieto y conductual; en sus palabras, niños que tenían erupciones  violentas, destructividad y falta de respuesta a los castigos. El trastorno de déficit de  atención surge fundamentalmente por las quejas escolares y solo una minoría de niños  exhiben el trastorno en las entrevistas psiquiátricas (Whittaker, 2010 a).

En 1980 el DSM-III introdujo el trastorno de déficit de atención como enfermedad  por primera vez, con síntomas cardinales de hiperactividad, inatención e impulsividad.  Dado que muchos niños se inquietan y tienen la dificultad de mantener la atención en el colegio, el diagnóstico empezó a despegar.

En 1987 se aflojaron aún más los criterios diagnósticos en el DSM-III-R renombrándolo Trastorno de déficit de atención e hiperactividad. A continuación, Ciba Geigy financió a una asociación de personas afectadas del Trastorno “CHADD” (Children con trastorno por déficit de atención) quienes consiguieron, mediante un trabajo de lobby  político pagado por el laboratorio, que el Congreso de los Estados Unidos de América, incluyera TDAH como minusvalía cubierta por el edicto de minusvalías educativas y que los niños optaran a servicios especiales financiados con impuestos federales. Acto seguido, las escuelas empezaron a identificar niños con este trastorno. De repente, los niños con TDA se podían encontrar en todas las clases de todos los colegios. El número de niños

diagnosticados se elevó a un millón en 1990 y dobló la cifra cada cinco años. Hoy hay tres millones y medio de niños en Estados Unidos tomando estimulantes para TDA, eso es uno de cada 23 niños entre los 4 y los 17 años está actualmente medicado con estimulantes.

[…]

Aunque la gente escucha a menudo que el TDAH es una enfermedad cerebral que normalmente requiere un tratamiento de por vida, la verdad es que su etiología es desconocida. La neuroanatomía del cerebro es normal y después de años de investigaciones clínicas y de experiencia con TDAH, “nuestro conocimiento de la misma es

especulativo”, explicó el panel de expertos del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) en 1998.

Así pues, vemos que no se descubrió nada nuevo que mostrara una enfermedad mental llamada TDA. Ha habido una larga historia de especulación en la medicina, según la cual, los niños extremadamente hiperactivos sufrían una disfunción cerebral de algún tipo. Es una idea razonable, pero la naturaleza de la misma nunca fue discernida hasta que en los años 80 la psiquiatría, simplemente con una firma, creó en el DSM-III una definición dramáticamente expandida de hiperactividad; el distraído “sieteañero” que andaba en su mundillo, de golpe, está ahora padeciendo un trastorno psiquiátrico.

Mecanismo de acción del metilfenidato

Con Rubifén un niño inquieto, que era un “pesado” en la clase y se movía demasiado, se silencia. El niño ya no habla tanto ni interrumpe el ritmo de la clase. Si se le da una tarea, como el hacer problemas aritméticos, el niño podría centrarse en ello perfectamente. Esto, que algunos han pensado que es una mejoría desde el punto de vista social, es la perspectiva que se muestra en los ensayos de eficacia de estos estimulantes.

[…]

Sin embargo, nada de esto revela que el tratamiento en el fondo ayude al niño. Los estimulantes funcionan para los profesores y quizá para los padres, pero, ¿realmente ayudan al niño? Aquí, desde el principio, los investigadores se han dado contra un muro.

Los niños con estimulantes sienten un disgusto intenso por tomar pastillas y, según el estudio multicentrico multimodal liderado por Jensen ―al que me referiré mas adelante― a los 8 años los padres también. Los niños de Rubifén (Jacovitz, 1990) se ven, asimismo, menos contentos de sí mismos y más disfóricos. En lo relativo al hecho de socializarse y hacer amigos, los estimulantes tienen pocos efectos positivos y una alta incidencia de efectos negativos. Varios investigadores han documentado el efecto clínico del Rubifén reduciendo la curiosidad del niño por su ambiente, disminuyendo su vivacidad y aumentando su aislamiento. Los niños de Rubifén a menudo se hacen pasivos, sometidos y aislados socialmente.

Otros investigadores informan del efecto sobre la imagen de sí mismo del niño que toma una medicación para funcionar de manera normal, como una imagen dañada por una percepción de ser malo o tonto si tiene que tomar una pastilla. El niño desconfía de su mente y de su cuerpo y de su propia habilidad de crecer y madurar, tiene que creer que las pastillas hacen un efecto mágico y le convierten en un niño bueno (Stroufe,19 73).

Cuando se habla de todo este rosario de efectos perniciosos, de que un niño se hace inseguro, solitario, lleno de complejos, y cuando se investiga si por lo menos este medicamento ayuda académicamente y le compensa obteniendo buenas notas nos encontramos que esto no es así. El ser capaz de sostener la atención en un test no se convierte en logros académicos a medio plazo. Este medicamento aumenta la capacidad en tareas repetitivas y rutinarias que requieren atención sostenida, pero en el razonamiento y en la resolución de problemas, en el aprendizaje, no parece tener un efecto positivo.

Al cabo de tres años, Jensen y colaboradores (Jensen 2007.) reportan que el uso de la medicación es un marcador significativo, no de resolución beneficiosa, sino de deterioro.

Asimismo, estudios ulteriores muestran que el uso prolongado de estimulantes no mejora la capacidad académica a ningún nivel (Whittaker, 2010). Otros metanálisis muestran que los síntomas cardinales de TDA ―impulsividad, inatención― empeoran en comparación con los que están sin medicar, con el añadido de que esa población está significativamente más expuesta a tener problemas conductuales de tipo oposicionista y disocial

 

Entra el bipolar

Después de una epidemia de TDAH llegaron noticias de que la depresión infantil estaba campando por sus respetos y, no mucho más tarde, en los años 90, el trastorno bipolar juvenil explotó en las narices de la opinión pública, en gran medida promocionado por el grupo del Mass General Hospital. Periódicos y revistas de información general explicaron este fenómeno como si fuera un nuevo descubrimiento científico de una enfermedad que estaba larvada y no descubierta. Hasta entonces, la enfermedad maníaco depresiva en niños era extremadamente rara y, aún así, la escalada de niños identificados con este trastorno fue tan fuerte que se multiplicó por 40 entre 1995 y 2003, tanto, que incluso los periodistas se empezaron a preguntar si era algo anormal.

Algunos científicos se preguntan si algo en el estilo de vida moderno no está empujando a niños a un estado bipolar que de otra manera no habrían tenido. Antes de la era psicofarmacológica era un trastorno muy raro y tenía una afectación de 1 cada 10.000. En 1945 Bradley afirmó que el trastorno maníaco en la edad pediátrica era tan raro que era mejor evitar el diagnóstico en niños; también otros autores lo sostuvieron hasta los años 70, que es cuando los estimulantes se empezaron a prescribir en masa (Whittaker, 2010).

Así, lentamente, empezaron a aparecer casos en la literatura. En 1976 Weinberg, neurólogo pediátrico, publicó en el American Journal of Diseases un artículo comentando que quizás el concepto de que la manía no ocurre en niños deba ser revisado para poder entender e identificar esta enfermedad. Este fue el momento en el que se descubrió la enfermedad. Revisó los casos de cinco niños pero no detalló que al menos tres de ellos habían sido tratados con antidepresivos o con Rubifén. Dos años más tarde, se publicaron una serie de nueve casos sin reparar que habían sido tratados anteriormente con estos medicamentos. Strober y Carlson (1982), en UCLA, mostraron que 12 de los 60 niños tratados se habían vuelto bipolares en tres años. La sugerencia de que la medicación podría haber influido quedó retorcida con el argumento de que la medicación lo que hacía era desenmascarar esta enfermedad latente, y este desenmascaramiento de la enfermedad bipolar enseguida despegó. La prescripción de Rubifén y de antidepresivos también despegó en los 90 y, paralelamente, la epidemia bipolar explotó (ver gráfico). http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/

Entre los años 1996 y 2004 el número de niños diagnosticados con esta terrible enfermedad se multiplicó por cinco, afectando a uno de cada 15 niños prepuberales en América. El descubrimiento de la enfermedad bipolar en niños pronto se aceleró. El número de niños agresivos y fuera de control admitidos en las unidades psiquiátricas, se disparo por todo lo alto.

Investigadores de Yale, (El–Mallakh, 2002) revisaron a lo largo de cuatro años las historias de 8.7ooo pacientes tratados por depresión o ansiedad y determinaron que aquellos que habían sido tratados con antidepresivos hacían una conversión a bipolar a un ritmo del 7,7%, es decir, tres veces superior al de aquellos no expuestos a antidepresivos.

En un estudio de seguimiento a los 10 años, Bárbara Geller (1982), de la Universidad de Washington, decía que la mitad de los niños prepuberales tratados por depresión, terminaron con un trastorno bipolar, lo cual nos lleva a la ecuación bipolar: si actualmente se tratan 2 millones de niños, crearemos aproximadamente 500.000 bipolares.

Tema recortado textualmente de: http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/La ideología de la neurociencia, por: Manuel Fernández-Criado. En: Temas de psicoanálisis, Núm 8. Julio 2014.

ACERCA DE LA BIONEUROEMOCIÓN

Barcelona skyline with Torre Agbar at twilight, Barcelona, Spain

ACERCA DE LA BIONEUROEMOCIÓN

(Texto extraído sin modificaciones del artículo: “Bioneuroemoción” en la Universidad de Alicante. En: http://listadelaverguenza.naukas.com. Blog de Fernando Frías)

Comparto este texto de Fernando Frías con quien comparto plenamente todas estas bien fundadas observaciones que se hacen evidentes al leer en profundidad los textos de Enric Corbera. Ojalá sean esclarecedoras para aquellos que desconocen – aún- a esta congregación de manosantas contemporáneos. 

Para los no entendidos (…)  la “bioneuroemoción” es una mezcla de nada menos que cinco pseudoterapias, cinco: la PNL, la Hipnosis Ericksoniana, El transgeneracional, El Proyecto Sentido, y los Ciclos biológicos memorizados.

Tengo una amiga que ha hecho el curso CP1 por 1200 euros. A raíz de notar en ella un comportamiento extraño, casi propio de una secta, decidí ahondar en lo que estaba estudiando, y me tropecé con las charlas de Enric Corbera.

La biodescodificación o bioneuroemoción (nombre recientemente acuñado para darle más apariencia científica) conforma toda una filosofía o religión paralela, dentro de la cual se enmarca la propia terapia, y que tiene mucho en común con la “visión cuántica” de Deepak Chopra. Esta religión tiene su propia biblia, que es “Un curso de milagros”, libro escrito por Helen Schucman, a quien se lo dictaba una voz en su cabeza. Supuestamente era agnóstica, pero a los 12 años ya decía haber tenido una experiencia espiritual en Lourdes.

La parte “médica” de la biodescodificación procede de la Nueva Medicina Germánica, inventada por el doctor Ryke Geerd Hamer tras la muerte de su hijo. Este hombre descartó de un plumazo todo lo descubierto sobre patologías y decidió (porque le dio la gana) que el cáncer y cualquier otra enfermedad provenían de conflictos emocionales. Cada conflicto provocaba un círculo visible en el cerebro… visible para él nada más, porque nadie nunca ha podido verlo por sí mismo y dejado constancia de ello. Las metástasis no eran células cancerígenas diseminadas por el cuerpo, eran nuevos tumores causados por el conflicto interno de recibir la noticia del cáncer original. Si queréis leer más sobre Hamer y sobre la pseudocientífica (o inventada) base de la biodescodificación, podéis leerlo aquí, donde lo explican mucho mejor de lo que yo podría hacerlo jamás.

La biodescodificación/bioneuroemoción toma prestados estos principios, con una importante variación: hace falta un diagnóstico médico previo (Corbera no es médico, a diferencia de Hamer) y animan a seguir con el tratamiento de la medicina ortodoxa. Alegan que la biodescodificación no cura (si bien dejan entrever lo contrario en numerosas ocasiones), pero evita que la enfermedad vuelva a surgir (una vez curada por los verdaderos médicos), ya que no hay conflicto que la provoque. De este modo, siguen sacando dinero con la terapia (y charlas, y cursos, etc.), pero se cuidan de acabar en la cárcel, como acabó su antecesor del doctor Hamer. Es un método que no puede fallar: todo el mundo tiene algún conflicto, y sólo tienen que buscarlo o crearlo. Y si no, puede ser un conflicto de tus padres, abuelos, o bisabuelos. Las posibilidades de que haya un conflicto de cualquier tipo en cuatro generaciones es tan grande que la biodescodificación lo tiene fácil. Incluso si no recordaras ningún conflicto, Corbera afirma que tu inconsciente sí lo recuerda o lo “sabe” (el inconsciente lo sabe todo, dicen, aunque fuera cosa de tus abuelos y tú no estuvieras allí), y te hipnotizan para buscarlo. La gente ignora que, hipnotizados o no, la capacidad de crear falsos recuerdos o imaginar cosas que no sucedieron sigue siendo la misma. Otras veces se lo inventan ellos y a ti sólo te queda asentir mansamente, como esta señora. Transcribo parte de la conversación, para quien no quiera ver el vídeo:


MUJER : Enric, me está dando una taquicardia muy fuerte porque mi madre se suicidó… y no puedo… […] CORBERA: ¿Y cómo se suicidó? M: Se ahorcó, pero no se hizo bien el nudo y se cayó a un barranco (llora) […] C: Muy bien, cariño […]. Pues ahora mismo estás entrando en catarsis, porque estás comprendiendo que tu madre no hizo nada malo. […] Toma conciencia de eso. […] Muy probablemente, tu madre (muy probablemente, yo no lo sé) igual tenía un conflicto con tu padre, y podía ser un tema de relación entre ellos, podía ser a nivel sexual. ¿Había algún amante, alguna historia? M: No, mi madre es que, cuando se quedó embarazada de mi hermano, empezó a tener problemas mentales, porque por lo que he oído decir, hubo mucha violencia en su familia –Corbera empieza a asentir, como diciendo “¿veis? ¿veis?”–. Mi abuela tenía un hijo alcohólico que sacaba la navaja y a mi madre se le retiraba la regla cuando venía… C: ¿Por qué lo sé? –interrumpiendo–. ¿Por qué he podido deducir esto? Por una razón muy simple. Porque la sintomatología física se ha expresado en el corazón. Entonces cuando una mujer, normalmente, manifiesta taquicardias, como has manifestado ahora, son ritmos sexuales no deseados, biológicamente hablando. O fuera de ritmos sexuales. Por eso he deducido que había una historia a nivel de relación sexual. Tú misma lo acabas de decir, había violencia. M: […] Se me ha quitado la taquicardia. C. ¡Claro que se te ha quitado la taquicardia! ¡Ya hemos hecho el primer milagro! –.

¿Será así cómo Corbera encuentra los conflictos?

Corbera afirma poseer el don de saber unir muchas teorías en una sola, darles sentido yexplicarlas de forma sencilla para que las entienda todo el mundo. Incluso se da el lujo de descalificar a su público, diciéndoles: “Deberíais leer más física cuántica, ¿eh?”. Un chico del público le pregunta por libros para empezar a aprender física cuántica. Corbera afirma que sus nociones las saca de artículos en Internet, luego nombra de pasada algunos nombres (algunos ciertamente recomendables, como Penrose), pero acaba recomendándole un libro pseudocientífico. Mi conclusión, tras escuchar seis o siete de sus charlas, es que no tiene ni idea de física cuántica (aunque adora la palabra “cuántico”), que no entiende ni los experimentos más sencillos; sus deducciones son absurdas y sus explicaciones confusas. No me extraña que afirme que “hay que pensar con las 40000 neuronas del corazón, pues el cerebro tiene tantas que se arma un lío con ellas”. Entiendo que, en su caso, es verdad.

De las charlas que he visto, he reunido una serie de afirmaciones memorables (en Youtube se pueden encontrar todas las charlas de las que he extraído dichas afirmaciones). Algunas de ellas son refutables de forma simple, con sólo una búsqueda crítica y contrastada usando vuestro buscador de Internet favorito y accediendo a las fuentes de las afirmaciones. Otras quizá no son tan fácilmente refutables, pero son muy cuestionables. Son sólo un pequeño ejemplo. Las dejo aquí, por si a alguien le interesan. Las separo en dos grupos: las afirmaciones que tienen una refutación directa y las que son, en el mejor de los casos, muy dudosas.

Afirmaciones obvia y/o objetivamente erróneas.

Comienzo con una serie de aseveraciones hechas por Corbera en sus charlas, seguida de una o varias fuentes que la refutan sin dejar lugar a discusión alguna. En muchas de ellas os indico un enlace al punto de sus charlas en el que lo afirma; en otras, sinceramente, me he aburrido y os dejo a vosotros, si lo deseáis, la tarea.

NO EXISTE EL CÁNCER DE CORAZÓN. Sí existe.

LOS LOCOS NO TIENEN CÁNCER. Aunque deja a discreción del oyente la definición de “loco”, lo asumo como “problemas mentales”. Afirma literalmente que alguien tenía un cáncer, y al día siguiente se volvió loco y se le pasó (desde luego, no es el culmen de la concreción). En cualquier caso, la gente con problemas mentales sí pueden padecer cáncer: – El cáncer es la segunda causa de muerte en pacientes con esquizofrenia (2009). –El Alzheimer interfiere en el tratamiento del cáncer. Los pacientes de cáncer en edad avanzada pueden sufrir tanto de demencia como de delirio.

SI FUMAS PENSANDO QUE TE ESTÁS FUMANDO A DIOS, NO TE PASARÁ NADA. Quizá una de las afirmaciones más peligrosas de Enric Corbera. ¿De verdad este tipo sabe algo de biología? La química que contiene un cigarrillo poco tiene que ver con Dios, exista o no. Afirmar esto casi me parece un asesinato premeditado, porque está induciendo a la gente que le escucha y cree en él a fumar pensando que es inocuo si enfocan sus pensamientos en una determinada dirección, sin ningún tipo de fundamento basado en la evidencia científica (o más bien, contra todos los fundamentos existentes).

EL CORAZÓN TIENE 40.000 NEURONAS Y PUEDES PENSAR CON ELLAS. (Explicación más general en este vídeo ). El corazón tiene terminaciones nerviosas simpáticas y parasimpáticas (que aceleran o calman el ritmo cardíaco, respectivamente). Pero su función es únicamente modificar a conveniencia el ritmo del corazón, no pensar. La fuente más fiable que he encontrado, muy lejos de ser la de HeartMath, es esta, en inglés. El tema en cuestión fue la base de un ilustrativo debate en el apartado de comentarios de este artículo de Naukas sobre biodescodificación.

EN UN CORAZÓN COHERENTE LAS PULSACIONES NO VARÍAN, AL CONTRARIO QUE EN UNO CON EMOCIONES NEGATIVAS. La exposición completa dice textualmente: “Cuando experimentamos una emoción (por ejemplo, de frustración), nuestro ritmo cardíaco se altera aunque aparentemente no se altera. O sea, un médico no lo vería porque ellos estudian la “variabilidad” de las pulsaciones, de los latidos del corazón. Mientras que un corazón con coherencia, el latido del corazón, la curva es “limpia” [hace gestos sinusoidales con la mano], cuando hay una emoción (vamos a llamarle negativa), la curva tiene arrugas.” Esta estrafalaria afirmación proveniente delHeartMath está íntimamente ligada con la posibilidad de compra de un artículo que supuestamente mide dichas alteraciones para descubrir si tu corazón está “en coherencia”, por el módico precio de 99$. Cualquiera que se haya sometido a un electrocardiograma habrá sido testigo de que difícilmente un médico podría no ver un parámetro cualquiera en una exploración del corazón ¡incluso sin su extraordinariamente caro pulsómetro!

CUANDO LA MENTE NO ESCUCHA AL CORAZÓN, ÉSTE PIERDE SU CAMPO MAGNÉTICO. Incluso concediendo en un ataque de credulidad que pudiera existir dicha relación entre órganos, esto es evidentemente falso. Si tu corazón pierde su campo magnético es porque ha dejado de latir y ya estarías muerto. Biológicamente muerto. No “dormido” ni “desconectado de la realidad”.

EL CAMPO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN PUEDE ABARCAR KILÓMETROS. La afirmación no tiene desperdicio: “Hay la hipótesis, la certeza, de que el campo magnético puede abarcar kilómetros, pero todavía no han encontrado los aparatos para medirlo”. En mi planeta, la certeza de una afirmación viene a raíz de la evidencia empírica mediante su medición (en este caso, bastaría con un gaussímetro para medir campos magnéticos). Si se hubiera quedado en “la hipótesis” sería perdonable, aunque haría perder la apariencia de certeza del resto de las afirmaciones que promulga.

EL CAMPO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN INFLUYE EN EL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA. Corbera afirma que, sobre las ciudades, se han descubierto bolsas de campos magnéticos mayores de lo normal, y que “se sabe” que se deben al campo magnético del corazón de la gente que vive en las ciudades. Vamos a suponer (que es mucho suponer) que existen esas “bolsas”. Añado unas notas: – El campo eléctrico del corazón es 0.0017V/m. – El de la médula ósea, 0.0019V/m. – El de una nevera, 120V/m. – El de un secador de pelo, tostadora o televisor en color 80V/m. – El de una bombilla 5V/m. Por lo tanto, suponiendo que fuese verdad lo que afirma Corbera, se me ocurren muchas otras causas que no son “nuestra conciencia” para que existan esas “bolsas” sobre las ciudades.Afirma que esto se demostró el 11-S: cuando cayeron las torres, dice, pasaban por allí casualmente los satélites que miden el campo magnético y descubrieron que, de pronto, crecía muchísimo. Y era, según él, por la angustia de la gente. Por más que he intentado encontrar la fuente, incluso en páginas conspiranoicas, no he encontrado el supuesto estudio de tan importante descubrimiento.

LOS POLOS SE ESTÁN DERRITIENDO POR LAS VARIACIONES DEL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA. Entre las causas reales detectadas actualmente, dicho nivel de hielo depende de factores como el agujero de la capa de ozono, las corrientes marinas o la humedad (hay muchas otras, es un proceso complejo). Ninguna de estas causas tiene que ver con el electromagnetismo.

LOS POLOS MAGNÉTICOS DE LA TIERRA SE ESTÁN ALTERANDO POR EL CAMBIO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN. Según Corbera, esta afirmación está extraída del supuesto instituto HeartMath, que por lo visto debe dedicarse también a la geología. Dado que él mismo afirma que esto ha sucedido muchas veces a lo largo de la historia de la Tierra (variaciones de las que, efectivamente, queda un registro en las rocas con componentes ferromagnéticos), hace evidente que es un fenómeno que sucede sin requerir de intervención humana (ni de ningún otro ser vivo) alguna. En este caso ni siquiera se hace necesario recurrir a ninguna bibliografía que nos introduzca a la apasionante estructura interna del planeta y su generación de electromagnetismo.

EL EXPERIMENTO DE LOS MONOS Y LA CREACIÓN DE UN PARADIGMA. El experimento que explica aquí es un experimento muy fácil de explicar, pero aún así lo explica mal. Corbera dice que al mono que mojan con agua es al que sube la escalera y que, cuando llega uno nuevo, los otros le “comen la cabeza”. Lo podéis leer correctamente aquí. Aunque la conclusión es, en efecto, la misma, resulta chocante que el señor Corbera haya entendido mal incluso un experimento tan simple como este. Va a ser verdad no sólo que cuando era niño no entendía las cosas (como cuenta en una de sus charlas), sino que sigue sin entenderlas.

CUANDO LA GENTE MEDITA, BAJAN LOS ASESINATOS EN NUEVA YORK, PERO ESO NO SIRVE PORQUE A LA SEMANA SIGUIENTE VUELVEN A SUBIR PARA COMPENSAR(también aquí). Corbera no ha oído hablar de la regresión a la normalidad en las estadísticas, de la falacia correlación/causación, ni en general de cómo llevar a cabo un ensayo metodológicamente válido.

SI TOMAS CONCIENCIA, PUEDES CAMBIAR TU ADN. El señor Corbera nos habla de la epigenética y nos dice que el estrés de nuestros padres antes de nuestro nacimiento nos marcará para siempre, y que sólo nos curaremos si tomamos conciencia. En realidad, al parecer se puede revertir su efecto con la dieta (y esto sí que es biología). Copio: “Una forma de controlar el grado de metilación es por medio de acción de efectos ambientales. En los mamíferos se ha visto que la metionina, la colina, el ácido fólico y las piridoxinas (que son sustancias provenientes de la dieta) tienen como función la adición de grupos metilos“. Los metilos son los que silencian los genes. Podéis leerlo aquí.

NUNCA DEBÉIS SENTIROS CULPABLES. Esta doble moral de la biodescodificación es execrable. Afirma que no hay que sentirse culpable, que la culpa crea enfermedades…pero nos conmina a asumir que somos culpables de nuestra enfermedad, dado que no hemos sabido resolver algún conflicto, nuestro o de nuestros antepasados, o bien no somos personas coherentes que siguen a su corazón, sino que pensamos con el cerebro. Y somos culpables de cualquier, repito, cualquier enfermedad que puedan coger nuestros hijos pequeños, antes de los 7 años, dado que (siempre según él) los niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos. Y si morimos, iremos a la tumba conscientes de que somos gilipollas, porque (sic) “no se mueren los buenos, se mueren los gilipollas” (tambiénaquí). O sea, que si ya es bastante injusto para nosotros estar enfermos o tener a un hijo enfermo (o a un animal), nos echa encima la carga de ser culpables de esas enfermedades. Vergonzoso.

POR EL PRINCIPIO DE HEISENBERG, TENEMOS UN 1% DE LIBRE ALBEDRÍO. Añadiéndole un importante trasfondo antropocéntrico voluntario al principio físico de indeterminación de Heisenberg defendería, si acaso, justo lo contrario, como la propia palabra “indeterminación” indica.

EXPOSICIÓN DEL EXPERIMENTO DE LA DOBLE RENDIJA. La explicación del experimento, tal como la explica en su charla Conciencia Total, no tiene sentido: si hay dos observadores, uno a cada lado de la “pantalla” de recepción de partículas (cosa que el experimento original no presenta), el de un lado verá el patrón de interferencia y el otro las partículas discretas. Una exposición mucho más acertada del experimento habría sidoesta otra. De todas formas, la imposibilidad de predecir dónde está el electrón a la vez que su velocidad no es tanto de observación (ni mucho menos de la presencia o no de un ser “consciente”) como de matemáticas. Sin pretender profundizar en su compleja teoría, matemáticamente no es posible conocer ambas magnitudes a la vez. Y tampoco son necesariamente estas dos magnitudes las que no se pueden conocer simultáneamente. Pueden ser otros pares de magnitudes independientemente de que sean o no observadas. Porque lo que dice el principio es: “Hay determinados pares de magnitudes físicas que no están determinadas con total precisión simultáneamente”. Y desde luego, la conclusión de este experimento no es, de ningún modo, que el tiempo no existe, como de alguna manera infiere Corbera, sino que el electrón se comporta unas veces como onda, y otras como partícula, con su imposibilidad intrínseca de medición simultánea de ciertos pares de propiedades que postula el Principio de Heisenberg.

EL YO CUÁNTICO VIVE EN TIEMPO ACELERADO. Corbera afirma que tenemos un doble cuántico que viaja por ahí en forma de onda. Como vive, según él, en tiempo acelerado al viajar a la velocidad de la luz (por ser onda de energía), podemos pedirle consejo sobre nuestra vida porque, lo que sea que estemos viviendo, él ya lo habrá vivido (dado que vive en ese tiempo acelerado). Corbera no sabe que, si hubiera de verdad un doble cuántico en forma de onda, si esta onda se moviera a la velocidad de la luz, su tiempo no estará acelerado, sino ralentizado. Ese “yo cuántico” tendría que ser quien preguntase al “yo terrenal” cómo solucionar sus problemas y no al revés, pues su tiempo transcurre mucho más lento. Para más información, recomiendo consultar la paradoja de los gemelos de Einstein.

EL TIEMPO NO EXISTE/ EL TIEMPO EXISTE Y ES LINEAL. El señor Corbera es incoherente consigo mismo. Lo primero lo dice en la charla “El despertar de la conciencia y el ADN” (parte 1); lo segundo en el “Curso de Milagros”.

NO HAY QUE DEJAR DE TOMAR LA MEDICACIÓN, O UN PRODUCTO CUÁNTICO, O IR A LOURDES. Sobran los comentarios.

Afirmaciones no tan obviamente erróneas, pero muy cuestionables.

Este apartado entronca algunos temas que, pese a no tener una contra-argumentación tan evidente como en el apartado anterior, carecen a su vez de una argumentación sólida o contienen un alto grado de dependencia de unas premisas sin una base objetiva que los sustenten, pero que Corbera promulga como ciertos y probados.

NO TRATÉIS DE AYUDAR A LOS DEMÁS: ELLOS TIENEN SUS PROGRAMAS. La biodescodificación/bioneuroemoción enseña a ignorar olímpicamente al prójimo sólo porque ellos “tienen sus programas”. Llama “paranoia” a intentar ayudar. Sin embargo, el señor Corbera se atribuye el derecho de influir en nosotros para “cambiar su realidad”. Dicen que el que hace la ley hace la trampa. Así que podemos hacer lo mismo e influir (o al menos intentarlo) en quien nos dé la gana con la bendición de la bioneuroemoción siempre y cuando tengamos claro que es para cambiar nuestra realidad.

LOS CAMPOS MÓRFICOS. ¿Habéis probado a aprender chino? Debería resultar extremadamente fácil aprenderlo, dado que es uno de los idiomas más hablados del mundo. La hipótesis de los campos mórficos, de Rupert Sheldrake, no ha sido demostrada y los experimentos que este afirma haber realizado con resultados positivos no han sido revisados ni reproducidos por colegas científicos, con lo cual no puede considerarse válida. Pero eso no detiene a la pseudociencia.

LOS NIÑOS NO SE PONEN ENFERMOS: LOS PONEMOS ENFERMOS. Ignoremos por un segundo todo lo que la medicina nos aporta en este campo. Según el postulado, si mi niño está en la guardería y todos los demás niños están enfermos de gripe menos el mío, quiere decir que yo tengo una familia modelo. Y si mi niño cae también, entonces tengo un conflicto con mi pareja. Aunque yo no crea/sepa/recuerde que lo tengo, forzosamente lo tengo que tener (o mis padres, o abuelos, etc.).

EL EJEMPLO DE LA MUJER MALTRATADA. El señor Corbera, en su candidez, afirma que una mujer maltratada que sigue a su corazón se aleja de su pareja. Podemos argumentar exactamente lo contrario. Una mujer maltratada lo único que hace es sentir: siente miedo, compasión, quizá amor enfermizo o desprecio por sí misma. Todo esto son sentimientos. La única forma de separarse de su pareja es disociar la mente de los sentimientos y decir: “me da igual cómo me sienta ahora, sé que en el futuro me sentiré mejor”. E irse, sienta lo que sienta. El señor Corbera parece que no sabe diferenciar lo que es un sentimiento de un pensamiento. Lo disfraza diciendo: “tú estás con él porque no te quieres nada”. Habla de desprecio hacia sí misma, pero lo esquiva. El desprecio hacia sí misma llevaría a la mujer al suicidio si “siguiera a su corazón”. Sólo una mente activa y despierta, capaz de desafiar a un sentimiento (“corazón”) enfermo , puede salir de esa situación.

LA ENFERMEDAD PROVIENE DE UN CONFLICTO EMOCIONAL. Y si no es tuyo, es de tu madre, o de tu padre, o de tu hermano, o de tus abuelos, o de tus bisabuelos, tíos, tíos abuelos… Esta afirmación es como la de la existencia de Dios, porque es irrefutable. Nunca existirá un entorno o ancestros sin un solo conflicto. Encontrarás algo siempre y le achacarás tu enfermedad a eso, independientemente de si está relacionado o no. Así cualquiera puede formarse sus “teorías” para engañar a la gente. Por otra parte, si no te curas tras haber cambiado tus creencias, es que lo has hecho mal. Y así no hay forma de que falle. Irrefutable.

SI TE MUERES, ES PORQUE UNA PARTE DE TI QUIERE MORIRSE. ¿A quién le apetece morirse hoy? Que levante la mano. ¿Nadie? Sigamos.

UNA PERSONA CON CÁNCER ES UNA PERSONA DESCONECTADA DE LA REALIDAD. No he visto ningún ejemplo más claro que Carl Sagan para refutar esto. Tenía cáncer. También tenía una familia feliz, era científico, agnóstico, y muy conectado al mundo que le rodeaba. Ah, pero seguro que tenía algún conflicto, porque el señor Corbera asegura que alguien en su situación tenía que tenerlo. Seguramente debieron violar a su madre o abuela, o algo.

LA MUERTE NO EXISTE. El señor Corbera, siendo incoherente de nuevo (¿se está ganando un cáncer?). Una chica en el público se lo hace notar. ¿Su respuesta? “Tú calla”

Conclusión.

Mi opinión es que la bioneuroemoción no sólo es medicina “integrativa”, como a él le gusta llamarla, sino que cumple bastantes características de secta, como evitar a las personas “no despiertas”, considerarse mejores que los demás por “ser coherentes” y estar “despiertos”, lucrarse con el tema y hacer labor proselitista, afirmando además, sin tapujos, al principio del “curso de milagros”, que “nos va a lavar el cerebro”. Ha conseguido meterse ya en las universidades de Cuba y Perú, pero no por ello dejo de considerarlo secta. No obstante, esto es un criterio puramente personal que no pretendo someter a debate. Dejemos que las propuestas anteriores y sus críticas hablen por sí mismas y que el lector (al que agradezco su esfuerzo si ha llegado hasta aquí) saque sus propias conclusiones.

Por otra parte, creo haber aportado pruebas suficientes de que hay que tomar con muchas reservas lo que dice este señor, ya que mucha de la información que proporciona es directamente falsa, o no demostrada o no demostrable.

Finalmente, añadir que hay premisas de la biodescodificación que son rescatables. Tiene un componente psicológico bastante interesante, que consiste en creer que tus pensamientos influyen en cómo te va en la vida, y que si mejoras aquellos, esta mejorará a la par. No está tan mal, pero este tema se puede leer en montones de libros de autoayuda sin necesidad de impregnarlo de pseudociencia y pseudoreligión. Sin embargo, este último punto, beneficioso en cierto grado, queda contaminado por la culpabilidad que te hacen asumir por estar enfermo, tú o algún ser querido. Para mí, personalmente, esto es imperdonable.

En: Blog de Fernando Frías. http://listadelaverguenza.naukas.com/2013/11/18/bioneuroemocion-en-la-universidad-de-alicante/

Otra nota:  http://constelacion-de-falsificadores.blogspot.mx/2013/09/enric-corbera-y-la-biodescodificacionlo.html

Lo transgeneracional, entre mito y secreto

_DSC5155

El subrayado del término interpersonal comprende cabalmente temas usualmente mirados con prudencia
por el psicoanálisis clásico, tales como los de la realidad externa, el contexto, las interacciones entre las
personas, e implica la necesidad de utilizar conceptos nuevos o viejos, pero vueltos a ver bajo una nueva luz,
como por ejemplo, la identificación.

LEER MÁS…

….

.

Espiritualidad de consumo rápido, o « el bypass espiritual »

bypas

¿Alguna vez recurriste a tu espiritualidad para evitar enfrentar un aspecto doloroso de tu vida? ¿Dejaste pasar abusos en nombre de la compasión? ¿Te escudaste en tus aspiraciones más elevadas para evitar sentir celos o enojo, por considerarlas emociones “poco espirituales”?

A veces, ciertas prácticas y creencias no ayudan a elevarnos sino a evitar el costoso tránsito por el auto-examen y la auto-observación, a acallar la voz interior que nos dice que algo no está bien, a barrer bajo la alfombra conflictos y dificultades que piden a gritos ver la luz del día.

LEER MÁS…

……………………………………………………………………………………

  Tu familia necesita sentido, Elisabeth Lukas (Reseña)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

©Mariela Eula

Tal vez el talento de los filósofos/terapeutas especialistas en los males cotidianos del hombre resida en su capacidad para conmover a los lectores, aún cuando sus argumentos sean superficiales, poco coherentes, o confusos.

En el caso de este libro, se utilizan ejemplos desfasados, inexactos, o con errores conceptuales para sostener las tesis planteadas,  como si estas y aquellos se hubiesen escrito improvisadamente  y de forma poco reflexiva, dejando de lado aspectos cognitivos, motivacionales, y del desarrollo que – de haberlos incluido- le darían mayor seriedad a un texto plagado de consejos insustanciales. Porque, si de calificar esta obra se trata, tal vez la palabra «insustancial» sea la más adecuada.

Para el lector profano, Lukas acerca una serie de ideas y recomendaciones que dan lugar a desconcierto: no sólo evita definir con claridad términos centrales en sus planteos – como madurez, narcisismo, enfermedad mental, adultez, adolescencia, etc., sino que además usa indistintamente nociones que no son intercambiables, y que ponen en duda su agudeza académica en los temas que debate.

Para el profesional, por otra parte, todo lo antes mencionado se conjuga con un texto plagado de lugares comunes, frases hechas, clichés empalagosos, y los recursos discursivos propios de un programa de autoayuda para amas de casa desesperadas.

Cabe la posibilidad de que la traducción al español sea deficiente y propicie distorsiones graves del texto original. Si no fuera el caso, es posible también que el talento, la trayectoria y los conocimientos profesionales de Elisabeth Lukas se vuelquen con mayor atino en otros libros.

En este, sin dudas, no.

LEER MÁS…