Mariela Eula @ Psicoanálisis

Home » Lenguaje y pensamiento

Category Archives: Lenguaje y pensamiento

REDIM Ensayos políticos sobre niñez y adolescencia

Agradezco a la Red por los Derechos de las niñas, niños y adolescentes en México, #REDIM, a la Unión Europea, y a la Embajada de Austria en México, por este (sorpresivo) premio nacional. La Antología de Ensayos Políticos sobre los derechos de niñas, niños y adolescentes busca visibilizar situaciones de riesgo, y llamar a la acción frente a los diversos tipos de violencia que se ejercen en la actualidad contra la infancia. Seguimos en la lucha.

2019_REDIM PREMIO_MARIELA EULA_01 (3)

¿Qué es el deseo?

sigmund-anna-dolomiten

Término empleado en filosofía, psicoanálisis y psicología para designar a la vez la tendencia, el anhelo, la necesidad, la avidez, el apetito: es decir, toda forma de movimiento en dirección a un objeto cuya atracción espiritual o sexual es experimentada por el alma y el cuerpo.
En Sigmund Freud, la noción es empleada en el marco de una teoría del inconsciente para designar a la vez la tendencia y la realización de la tendencia. En este sentido, el deseo es la realización de un anhelo o de un voto inconsciente.

Entre los sucesores de Freud, sólo Lacan ha conceptualizado la noción de deseo en psicoanálisis a partir de la tradición filosófica, para hacer de ella la expresión de una codicia o un apetito que tiende a satisfacerse en lo absoluto, es decir, fuera de toda realización de un anhelo o una tendencia.

El término Begierde remite la filosofía de la conciencia del sujeto, tal como se desarrolló en el siglo XIX a partir de la publicación de la Fenomenología del espíritu de Hegel. La conciencia en el sentido hegeliano reconoce al otro en tanto en él se encuentra así misma.
La relación con el otro pasa entonces por el deseo: la conciencia sólo se reconoce en un otro (es decir, en un objeto imaginario) en la medida en que, a través de ese reconocimiento, pone a ese otro como objeto de deseo.

El otro por lo tanto es el objeto del deseo que la conciencia desea en una relación negativa y especular que le permite reconocerse en el. Al mismo tiempo, cuando se destaca la relación negativa con el objeto del deseo, la conciencia, convertida en conciencia de sí, descubre que el objeto no está en el exterior de ella, sino en ella. La conciencia debió pasar por el otro para volver a sí misma con la forma del otro. Esta es la definición de Hegel del movimiento del deseo que conduce a la satisfacción. La conciencia sólo puede decir “yo” con relación a un otro que le sirve de soporte: yo me reconozco en el otro en la medida en que lo niego como otro.

Sin prestar atención a la tradición filosófica, Freud no emplea el término Begierde, sino Wunsch, que significa voto o anhelo, sin idea de codicia o reconocimiento de uno mismo por el otro y del otro por uno mismo. Además, emplea la palabra Lust en el sentido de pasión o tendencia, para definir lo que llama el principio del placer, es decir, una actividad que tiende a evitar toda forma de displacer: algo destructivo, que para Lacan será el goce.

En Freud, el deseo (Wunsch) es ante todo el deseo inconsciente. Tiende a cumplirse y a veces a realizarse. Por ello desde un primer momento está ligado a la nueva concepción del sueño, el inconsciente, la represión y el fantasma. De allí la definición siguiente, que no cambiará: el deseo es deseo inconsciente y realización del deseo. En otras palabras, la definición freudiana del deseo está en el sueño: el sueño es la realización de un deseo reprimido, y el fantasma, la realización alucinatorios del deseo en sí.

Aunque no tome en cuenta la idea de reconocimiento, Freud no identifica el deseo con la necesidad (biológica). En efecto, la necesidad se satisface con objetos adecuados, como por ejemplo la comida, mientras que el deseo está ligado a huellas mnémicas, a recuerdos. Se realiza en la reproducción a la vez inconsciente y alucinatoria de percepciones, convertidas en “signos” de la satisfacción. Según Freud, estos signos tienen siempre un carácter sexual, puesto que en el deseo siempre está en juego la sexualidad.
En La interpretación de los sueños se encuentran todos los ejemplos clínicos que permiten ilustrar esta teoría freudiana del deseo, en la cual la teoría inglesa, desde Melanie Klein, hasta Winnicott, añadió después otra dimensión: la relación de objeto, basado en el clivaje, el odio y la destrucción (envidia, objeto bueno y malo), o en la transitividad (objeto transicional).

jacques_lacan_030

Lacan, por su parte, no opone una filosofía del deseo a una biología de las pasiones, pero utilizo un discurso filosófico para conceptualizar la perspectiva freudiana, a su juicio insuficiente. Establece entonces un vínculo entre el deseo fundado en el reconocimiento (o deseo del deseo del otro) y el deseo inconsciente (realización en el sentido freudiana).
Al hacerlo, diferencia más que Freud el deseo de la necesidad. Acercándose a Hegel y su idea de reconocimiento, Lacan introduce en 1953 un tercer término, que designó con la palabra “demanda“. La demanda se dirige a otro, y en apariencia se refiere a un objeto. Pero ese objeto es inesencial, porque la demanda es demanda de amor. En otras palabras, en la terminología de Lacan, la necesidad, de naturaleza biológica, se satisface con un objeto real (la comida), mientras que el deseo inconsciente nace de la distancia entre la demanda y la necesidad. Se basa en un fantasma, es decir, en un otro imaginario. Es por lo tanto deseo del deseo del otro, en cuanto que trata de ser reconocido absolutamente por él, al precio de una lucha a muerte que Lacan identifica con la famosa dialéctica hegeliana del amo del esclavo.


 

Fuente: ROUDINESCO E., PLON M, Diccionario de Psicoanálisis, Paidós. Pgs 217-18




 

EL LUGAR DEL PADRE en psicoanálisis

Es posible identificar en las obras de Sigmund Freud, Jacques Lacan y Donald Winnicott contribuciones metapsicológicas a la problemática del complejo paterno, continuidades y discontinuidades internas en las obras de cada autor en relación con este problema, así como divergencias y convergencias entre dichas contribuciones.

¿Cuáles son esas contribuciones metapsicológicas, divergencias y convergencias entre S. Freud, J. Lacan y D. Winnicott?

El libro de Sebastián León intenta dar respuesta a ese interrogante. 

LEER AQUÍ

(Fuente externa: https://miguelparedesblog.wordpress.com/)

¿Por qué las terapias ineficaces parecen funcionar?

Esta (bastante mala) traducción al español es un resumen del artículo original “Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work: A Taxonomy of Causes of Spurious Therapeutic Effectiveness”, de Scott O. Lilienfeld , publicado en inglés por http://www.latzmanlab.com/, y a disposición del lector AQUÍ.

Esta nota sirve como referencia orientativa para aquellos que no tienen conocimientos del idioma inglés.

Para quienes tienen la posibilidad, se recomienda leer la información el en idioma fuente.

LEER ARTÍCULO EN ESPAÑOL…

¿Por-qué-las-psicoterapias-inefectivas-aparentan-funcionar3-

Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work

Why Ineffective Psychotherapies Appear to Work: A Taxonomy of Causes of Spurious Therapeutic Effectiveness

¿Por-qué-las-psicoterapias-inefectivas-aparentan-funcionar3-

Abstract
The past 40 years have generated numerous insights regarding errors in human reasoning. Arguably, clinical practice is the domain of applied psychology in which acknowledging and mitigating these errors is most crucial. We address one such set of errors here, namely, the tendency of some psychologists and other mental health professionals to assume that they can rely on informal clinical observations to infer whether treatments are effective. We delineate four broad, underlying cognitive impediments to accurately evaluating improvement in psychotherapy—naive realism, confirmation bias, illusory causation, and the illusion of control. We then describe 26 causes of spurious therapeutic effectiveness (CSTEs), organized into a taxonomy of three overarching categories: (a) the perception of client change in its actual absence, (b) misinterpretations of actual client change stemming from extratherapeutic factors, and (c) misinterpretations of actual client change stemming from nonspecific treatment factors. These inferential errors can lead clinicians, clients, and researchers to misperceive useless or even harmful psychotherapies as effective. We (a) examine how methodological safeguards help to control for different CSTEs, (b) delineate fruitful directions for research on CSTEs, and (c) consider the implications of CSTEs for everyday clinical practice. An enhanced appreciation of the inferential problems posed by CSTEs may narrow the science–practice gap and foster a heightened appreciation of the need for the methodological safeguards afforded by evidence-based practice.

Keywords
psychotherapy, effectiveness, science–practice gap, confirmation bias, illusory correlation, spontaneous remission,
placebo effect, regression to the mean, effectiveness, efficacy.

READ ARTICLE IN ENGLISH

LEER ARTÍCULO EN ESPAÑOL

La violencia contemporánea, por Eric Laurent

“La época vive una fascinación por la violencia”

ERIC LAURENT

El psicoanalista francés Eric Laurent, a horas de aterrizar en la Argentina (año 2012) para participar de las jornadas anuales de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL), dijo que en gran parte del mundo contemporáneo se vive una fascinación por la violencia contra uno mismo y contra los otros.

En esta entrevista, el autor intenta dar respuesta a los siguientes interrogantes: La dietética, la pedagogía, el biopoder, la genética, etcétera. ¿De qué manera esas prácticas, esos saberes, tocan al cuerpo del sujeto del discurso de la ciencia? ¿Existe una diferencia entre el sujeto, capturado por el discurso de la ciencia, y lo real que agita a ese sujeto, ese real que se presenta como inasimilable, irrepresentable, imposible de mensurar? ¿Es posible que el sujeto delcomún (del que habla Toni Negri), bajo estas condiciones, sea capaz de pensar una política emancipatoria, teniendo en cuenta los reparos que Lacan tenía al respecto? Finalmente, en la película Das experiment, de Oliver Hirschbiegel, ¿existiría alguna clave para entender por qué el psicoanálisis de orientación lacaniana está condenado a sobrevivir en este mundo que decidió sepultar la relación del sujeto con su finitud, y se entregó a la acción-reacción del cognitivismo social?

LEER MÁS…