Mariela Eula @ Psicoanálisis

Home » Sociedad (Page 2)

Category Archives: Sociedad

Transtorno por déficit de atención (TDA o TDAH) y niños bipolares. Una infancia medicada.

Transtorno por déficit de atención (TDA o TDAH) y niños bipolares

(La información de esta entrada es un resumen textual del excelente artículo publicado en: Temas de Psicoanálisis, titulado: «La ideología de la neurociencia»,  y disponible completo en: http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/. Recomiendo enfáticamente su lectura, ya que contiene datos relevantes sobre el efecto nefasto de los psicofármacos en general, y sobre la medicalización de la vida cotidiana, en especial de la infancia)

En 1902 el inglés George Frederick Still, describió un tipo de niño que hoy  denominaríamos inquieto y conductual; en sus palabras, niños que tenían erupciones  violentas, destructividad y falta de respuesta a los castigos. El trastorno de déficit de  atención surge fundamentalmente por las quejas escolares y solo una minoría de niños  exhiben el trastorno en las entrevistas psiquiátricas (Whittaker, 2010 a).

En 1980 el DSM-III introdujo el trastorno de déficit de atención como enfermedad  por primera vez, con síntomas cardinales de hiperactividad, inatención e impulsividad.  Dado que muchos niños se inquietan y tienen la dificultad de mantener la atención en el colegio, el diagnóstico empezó a despegar.

En 1987 se aflojaron aún más los criterios diagnósticos en el DSM-III-R renombrándolo Trastorno de déficit de atención e hiperactividad. A continuación, Ciba Geigy financió a una asociación de personas afectadas del Trastorno “CHADD” (Children con trastorno por déficit de atención) quienes consiguieron, mediante un trabajo de lobby  político pagado por el laboratorio, que el Congreso de los Estados Unidos de América, incluyera TDAH como minusvalía cubierta por el edicto de minusvalías educativas y que los niños optaran a servicios especiales financiados con impuestos federales. Acto seguido, las escuelas empezaron a identificar niños con este trastorno. De repente, los niños con TDA se podían encontrar en todas las clases de todos los colegios. El número de niños

diagnosticados se elevó a un millón en 1990 y dobló la cifra cada cinco años. Hoy hay tres millones y medio de niños en Estados Unidos tomando estimulantes para TDA, eso es uno de cada 23 niños entre los 4 y los 17 años está actualmente medicado con estimulantes.

[…]

Aunque la gente escucha a menudo que el TDAH es una enfermedad cerebral que normalmente requiere un tratamiento de por vida, la verdad es que su etiología es desconocida. La neuroanatomía del cerebro es normal y después de años de investigaciones clínicas y de experiencia con TDAH, “nuestro conocimiento de la misma es

especulativo”, explicó el panel de expertos del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) en 1998.

Así pues, vemos que no se descubrió nada nuevo que mostrara una enfermedad mental llamada TDA. Ha habido una larga historia de especulación en la medicina, según la cual, los niños extremadamente hiperactivos sufrían una disfunción cerebral de algún tipo. Es una idea razonable, pero la naturaleza de la misma nunca fue discernida hasta que en los años 80 la psiquiatría, simplemente con una firma, creó en el DSM-III una definición dramáticamente expandida de hiperactividad; el distraído “sieteañero” que andaba en su mundillo, de golpe, está ahora padeciendo un trastorno psiquiátrico.

Mecanismo de acción del metilfenidato

Con Rubifén un niño inquieto, que era un “pesado” en la clase y se movía demasiado, se silencia. El niño ya no habla tanto ni interrumpe el ritmo de la clase. Si se le da una tarea, como el hacer problemas aritméticos, el niño podría centrarse en ello perfectamente. Esto, que algunos han pensado que es una mejoría desde el punto de vista social, es la perspectiva que se muestra en los ensayos de eficacia de estos estimulantes.

[…]

Sin embargo, nada de esto revela que el tratamiento en el fondo ayude al niño. Los estimulantes funcionan para los profesores y quizá para los padres, pero, ¿realmente ayudan al niño? Aquí, desde el principio, los investigadores se han dado contra un muro.

Los niños con estimulantes sienten un disgusto intenso por tomar pastillas y, según el estudio multicentrico multimodal liderado por Jensen ―al que me referiré mas adelante― a los 8 años los padres también. Los niños de Rubifén (Jacovitz, 1990) se ven, asimismo, menos contentos de sí mismos y más disfóricos. En lo relativo al hecho de socializarse y hacer amigos, los estimulantes tienen pocos efectos positivos y una alta incidencia de efectos negativos. Varios investigadores han documentado el efecto clínico del Rubifén reduciendo la curiosidad del niño por su ambiente, disminuyendo su vivacidad y aumentando su aislamiento. Los niños de Rubifén a menudo se hacen pasivos, sometidos y aislados socialmente.

Otros investigadores informan del efecto sobre la imagen de sí mismo del niño que toma una medicación para funcionar de manera normal, como una imagen dañada por una percepción de ser malo o tonto si tiene que tomar una pastilla. El niño desconfía de su mente y de su cuerpo y de su propia habilidad de crecer y madurar, tiene que creer que las pastillas hacen un efecto mágico y le convierten en un niño bueno (Stroufe,19 73).

Cuando se habla de todo este rosario de efectos perniciosos, de que un niño se hace inseguro, solitario, lleno de complejos, y cuando se investiga si por lo menos este medicamento ayuda académicamente y le compensa obteniendo buenas notas nos encontramos que esto no es así. El ser capaz de sostener la atención en un test no se convierte en logros académicos a medio plazo. Este medicamento aumenta la capacidad en tareas repetitivas y rutinarias que requieren atención sostenida, pero en el razonamiento y en la resolución de problemas, en el aprendizaje, no parece tener un efecto positivo.

Al cabo de tres años, Jensen y colaboradores (Jensen 2007.) reportan que el uso de la medicación es un marcador significativo, no de resolución beneficiosa, sino de deterioro.

Asimismo, estudios ulteriores muestran que el uso prolongado de estimulantes no mejora la capacidad académica a ningún nivel (Whittaker, 2010). Otros metanálisis muestran que los síntomas cardinales de TDA ―impulsividad, inatención― empeoran en comparación con los que están sin medicar, con el añadido de que esa población está significativamente más expuesta a tener problemas conductuales de tipo oposicionista y disocial

 

Entra el bipolar

Después de una epidemia de TDAH llegaron noticias de que la depresión infantil estaba campando por sus respetos y, no mucho más tarde, en los años 90, el trastorno bipolar juvenil explotó en las narices de la opinión pública, en gran medida promocionado por el grupo del Mass General Hospital. Periódicos y revistas de información general explicaron este fenómeno como si fuera un nuevo descubrimiento científico de una enfermedad que estaba larvada y no descubierta. Hasta entonces, la enfermedad maníaco depresiva en niños era extremadamente rara y, aún así, la escalada de niños identificados con este trastorno fue tan fuerte que se multiplicó por 40 entre 1995 y 2003, tanto, que incluso los periodistas se empezaron a preguntar si era algo anormal.

Algunos científicos se preguntan si algo en el estilo de vida moderno no está empujando a niños a un estado bipolar que de otra manera no habrían tenido. Antes de la era psicofarmacológica era un trastorno muy raro y tenía una afectación de 1 cada 10.000. En 1945 Bradley afirmó que el trastorno maníaco en la edad pediátrica era tan raro que era mejor evitar el diagnóstico en niños; también otros autores lo sostuvieron hasta los años 70, que es cuando los estimulantes se empezaron a prescribir en masa (Whittaker, 2010).

Así, lentamente, empezaron a aparecer casos en la literatura. En 1976 Weinberg, neurólogo pediátrico, publicó en el American Journal of Diseases un artículo comentando que quizás el concepto de que la manía no ocurre en niños deba ser revisado para poder entender e identificar esta enfermedad. Este fue el momento en el que se descubrió la enfermedad. Revisó los casos de cinco niños pero no detalló que al menos tres de ellos habían sido tratados con antidepresivos o con Rubifén. Dos años más tarde, se publicaron una serie de nueve casos sin reparar que habían sido tratados anteriormente con estos medicamentos. Strober y Carlson (1982), en UCLA, mostraron que 12 de los 60 niños tratados se habían vuelto bipolares en tres años. La sugerencia de que la medicación podría haber influido quedó retorcida con el argumento de que la medicación lo que hacía era desenmascarar esta enfermedad latente, y este desenmascaramiento de la enfermedad bipolar enseguida despegó. La prescripción de Rubifén y de antidepresivos también despegó en los 90 y, paralelamente, la epidemia bipolar explotó (ver gráfico). http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/

Entre los años 1996 y 2004 el número de niños diagnosticados con esta terrible enfermedad se multiplicó por cinco, afectando a uno de cada 15 niños prepuberales en América. El descubrimiento de la enfermedad bipolar en niños pronto se aceleró. El número de niños agresivos y fuera de control admitidos en las unidades psiquiátricas, se disparo por todo lo alto.

Investigadores de Yale, (El–Mallakh, 2002) revisaron a lo largo de cuatro años las historias de 8.7ooo pacientes tratados por depresión o ansiedad y determinaron que aquellos que habían sido tratados con antidepresivos hacían una conversión a bipolar a un ritmo del 7,7%, es decir, tres veces superior al de aquellos no expuestos a antidepresivos.

En un estudio de seguimiento a los 10 años, Bárbara Geller (1982), de la Universidad de Washington, decía que la mitad de los niños prepuberales tratados por depresión, terminaron con un trastorno bipolar, lo cual nos lleva a la ecuación bipolar: si actualmente se tratan 2 millones de niños, crearemos aproximadamente 500.000 bipolares.

Tema recortado textualmente de: http://www.temasdepsicoanalisis.org/la-ideologia-de-la-neurociencia-2/La ideología de la neurociencia, por: Manuel Fernández-Criado. En: Temas de psicoanálisis, Núm 8. Julio 2014.

La mentira, la fantasía y la personalidad infantil

amy_sol-jux1_1

Nada encrespa y molesta más a los padres y educadores que la mentira que puedan decir los niños. Un niño puede mentir por muchas razones: por imitación o por presión social. Si te encuentras en esta situación, el primer paso que debes dar es averiguar el por qué el niño miente. Después, buscar estrategias adecuadas que estimulen el equilibrio emocional del niño.

¿Cuál es la diferencia entre fantasía y realidad para un niño?

¿A qué edad el niño tiene la capacidad de mentir?

¿Por qué los niños mienten?

¿Qué encubre la mentira infantil?

Este breve vídeo puede dar respuesta, de manera sencilla, a estas preguntas. 

VER VÍDEO….

Fuente: guíainfantil.com 

Ilustración: Amy Sol 

ACERCA DE LA BIONEUROEMOCIÓN

Barcelona skyline with Torre Agbar at twilight, Barcelona, Spain

ACERCA DE LA BIONEUROEMOCIÓN

(Texto extraído sin modificaciones del artículo: “Bioneuroemoción” en la Universidad de Alicante. En: http://listadelaverguenza.naukas.com. Blog de Fernando Frías)

Comparto este texto de Fernando Frías con quien comparto plenamente todas estas bien fundadas observaciones que se hacen evidentes al leer en profundidad los textos de Enric Corbera. Ojalá sean esclarecedoras para aquellos que desconocen – aún- a esta congregación de manosantas contemporáneos. 

Para los no entendidos (…)  la “bioneuroemoción” es una mezcla de nada menos que cinco pseudoterapias, cinco: la PNL, la Hipnosis Ericksoniana, El transgeneracional, El Proyecto Sentido, y los Ciclos biológicos memorizados.

Tengo una amiga que ha hecho el curso CP1 por 1200 euros. A raíz de notar en ella un comportamiento extraño, casi propio de una secta, decidí ahondar en lo que estaba estudiando, y me tropecé con las charlas de Enric Corbera.

La biodescodificación o bioneuroemoción (nombre recientemente acuñado para darle más apariencia científica) conforma toda una filosofía o religión paralela, dentro de la cual se enmarca la propia terapia, y que tiene mucho en común con la “visión cuántica” de Deepak Chopra. Esta religión tiene su propia biblia, que es “Un curso de milagros”, libro escrito por Helen Schucman, a quien se lo dictaba una voz en su cabeza. Supuestamente era agnóstica, pero a los 12 años ya decía haber tenido una experiencia espiritual en Lourdes.

La parte “médica” de la biodescodificación procede de la Nueva Medicina Germánica, inventada por el doctor Ryke Geerd Hamer tras la muerte de su hijo. Este hombre descartó de un plumazo todo lo descubierto sobre patologías y decidió (porque le dio la gana) que el cáncer y cualquier otra enfermedad provenían de conflictos emocionales. Cada conflicto provocaba un círculo visible en el cerebro… visible para él nada más, porque nadie nunca ha podido verlo por sí mismo y dejado constancia de ello. Las metástasis no eran células cancerígenas diseminadas por el cuerpo, eran nuevos tumores causados por el conflicto interno de recibir la noticia del cáncer original. Si queréis leer más sobre Hamer y sobre la pseudocientífica (o inventada) base de la biodescodificación, podéis leerlo aquí, donde lo explican mucho mejor de lo que yo podría hacerlo jamás.

La biodescodificación/bioneuroemoción toma prestados estos principios, con una importante variación: hace falta un diagnóstico médico previo (Corbera no es médico, a diferencia de Hamer) y animan a seguir con el tratamiento de la medicina ortodoxa. Alegan que la biodescodificación no cura (si bien dejan entrever lo contrario en numerosas ocasiones), pero evita que la enfermedad vuelva a surgir (una vez curada por los verdaderos médicos), ya que no hay conflicto que la provoque. De este modo, siguen sacando dinero con la terapia (y charlas, y cursos, etc.), pero se cuidan de acabar en la cárcel, como acabó su antecesor del doctor Hamer. Es un método que no puede fallar: todo el mundo tiene algún conflicto, y sólo tienen que buscarlo o crearlo. Y si no, puede ser un conflicto de tus padres, abuelos, o bisabuelos. Las posibilidades de que haya un conflicto de cualquier tipo en cuatro generaciones es tan grande que la biodescodificación lo tiene fácil. Incluso si no recordaras ningún conflicto, Corbera afirma que tu inconsciente sí lo recuerda o lo “sabe” (el inconsciente lo sabe todo, dicen, aunque fuera cosa de tus abuelos y tú no estuvieras allí), y te hipnotizan para buscarlo. La gente ignora que, hipnotizados o no, la capacidad de crear falsos recuerdos o imaginar cosas que no sucedieron sigue siendo la misma. Otras veces se lo inventan ellos y a ti sólo te queda asentir mansamente, como esta señora. Transcribo parte de la conversación, para quien no quiera ver el vídeo:


MUJER : Enric, me está dando una taquicardia muy fuerte porque mi madre se suicidó… y no puedo… […] CORBERA: ¿Y cómo se suicidó? M: Se ahorcó, pero no se hizo bien el nudo y se cayó a un barranco (llora) […] C: Muy bien, cariño […]. Pues ahora mismo estás entrando en catarsis, porque estás comprendiendo que tu madre no hizo nada malo. […] Toma conciencia de eso. […] Muy probablemente, tu madre (muy probablemente, yo no lo sé) igual tenía un conflicto con tu padre, y podía ser un tema de relación entre ellos, podía ser a nivel sexual. ¿Había algún amante, alguna historia? M: No, mi madre es que, cuando se quedó embarazada de mi hermano, empezó a tener problemas mentales, porque por lo que he oído decir, hubo mucha violencia en su familia –Corbera empieza a asentir, como diciendo “¿veis? ¿veis?”–. Mi abuela tenía un hijo alcohólico que sacaba la navaja y a mi madre se le retiraba la regla cuando venía… C: ¿Por qué lo sé? –interrumpiendo–. ¿Por qué he podido deducir esto? Por una razón muy simple. Porque la sintomatología física se ha expresado en el corazón. Entonces cuando una mujer, normalmente, manifiesta taquicardias, como has manifestado ahora, son ritmos sexuales no deseados, biológicamente hablando. O fuera de ritmos sexuales. Por eso he deducido que había una historia a nivel de relación sexual. Tú misma lo acabas de decir, había violencia. M: […] Se me ha quitado la taquicardia. C. ¡Claro que se te ha quitado la taquicardia! ¡Ya hemos hecho el primer milagro! –.

¿Será así cómo Corbera encuentra los conflictos?

Corbera afirma poseer el don de saber unir muchas teorías en una sola, darles sentido yexplicarlas de forma sencilla para que las entienda todo el mundo. Incluso se da el lujo de descalificar a su público, diciéndoles: “Deberíais leer más física cuántica, ¿eh?”. Un chico del público le pregunta por libros para empezar a aprender física cuántica. Corbera afirma que sus nociones las saca de artículos en Internet, luego nombra de pasada algunos nombres (algunos ciertamente recomendables, como Penrose), pero acaba recomendándole un libro pseudocientífico. Mi conclusión, tras escuchar seis o siete de sus charlas, es que no tiene ni idea de física cuántica (aunque adora la palabra “cuántico”), que no entiende ni los experimentos más sencillos; sus deducciones son absurdas y sus explicaciones confusas. No me extraña que afirme que “hay que pensar con las 40000 neuronas del corazón, pues el cerebro tiene tantas que se arma un lío con ellas”. Entiendo que, en su caso, es verdad.

De las charlas que he visto, he reunido una serie de afirmaciones memorables (en Youtube se pueden encontrar todas las charlas de las que he extraído dichas afirmaciones). Algunas de ellas son refutables de forma simple, con sólo una búsqueda crítica y contrastada usando vuestro buscador de Internet favorito y accediendo a las fuentes de las afirmaciones. Otras quizá no son tan fácilmente refutables, pero son muy cuestionables. Son sólo un pequeño ejemplo. Las dejo aquí, por si a alguien le interesan. Las separo en dos grupos: las afirmaciones que tienen una refutación directa y las que son, en el mejor de los casos, muy dudosas.

Afirmaciones obvia y/o objetivamente erróneas.

Comienzo con una serie de aseveraciones hechas por Corbera en sus charlas, seguida de una o varias fuentes que la refutan sin dejar lugar a discusión alguna. En muchas de ellas os indico un enlace al punto de sus charlas en el que lo afirma; en otras, sinceramente, me he aburrido y os dejo a vosotros, si lo deseáis, la tarea.

NO EXISTE EL CÁNCER DE CORAZÓN. Sí existe.

LOS LOCOS NO TIENEN CÁNCER. Aunque deja a discreción del oyente la definición de “loco”, lo asumo como “problemas mentales”. Afirma literalmente que alguien tenía un cáncer, y al día siguiente se volvió loco y se le pasó (desde luego, no es el culmen de la concreción). En cualquier caso, la gente con problemas mentales sí pueden padecer cáncer: – El cáncer es la segunda causa de muerte en pacientes con esquizofrenia (2009). –El Alzheimer interfiere en el tratamiento del cáncer. Los pacientes de cáncer en edad avanzada pueden sufrir tanto de demencia como de delirio.

SI FUMAS PENSANDO QUE TE ESTÁS FUMANDO A DIOS, NO TE PASARÁ NADA. Quizá una de las afirmaciones más peligrosas de Enric Corbera. ¿De verdad este tipo sabe algo de biología? La química que contiene un cigarrillo poco tiene que ver con Dios, exista o no. Afirmar esto casi me parece un asesinato premeditado, porque está induciendo a la gente que le escucha y cree en él a fumar pensando que es inocuo si enfocan sus pensamientos en una determinada dirección, sin ningún tipo de fundamento basado en la evidencia científica (o más bien, contra todos los fundamentos existentes).

EL CORAZÓN TIENE 40.000 NEURONAS Y PUEDES PENSAR CON ELLAS. (Explicación más general en este vídeo ). El corazón tiene terminaciones nerviosas simpáticas y parasimpáticas (que aceleran o calman el ritmo cardíaco, respectivamente). Pero su función es únicamente modificar a conveniencia el ritmo del corazón, no pensar. La fuente más fiable que he encontrado, muy lejos de ser la de HeartMath, es esta, en inglés. El tema en cuestión fue la base de un ilustrativo debate en el apartado de comentarios de este artículo de Naukas sobre biodescodificación.

EN UN CORAZÓN COHERENTE LAS PULSACIONES NO VARÍAN, AL CONTRARIO QUE EN UNO CON EMOCIONES NEGATIVAS. La exposición completa dice textualmente: “Cuando experimentamos una emoción (por ejemplo, de frustración), nuestro ritmo cardíaco se altera aunque aparentemente no se altera. O sea, un médico no lo vería porque ellos estudian la “variabilidad” de las pulsaciones, de los latidos del corazón. Mientras que un corazón con coherencia, el latido del corazón, la curva es “limpia” [hace gestos sinusoidales con la mano], cuando hay una emoción (vamos a llamarle negativa), la curva tiene arrugas.” Esta estrafalaria afirmación proveniente delHeartMath está íntimamente ligada con la posibilidad de compra de un artículo que supuestamente mide dichas alteraciones para descubrir si tu corazón está “en coherencia”, por el módico precio de 99$. Cualquiera que se haya sometido a un electrocardiograma habrá sido testigo de que difícilmente un médico podría no ver un parámetro cualquiera en una exploración del corazón ¡incluso sin su extraordinariamente caro pulsómetro!

CUANDO LA MENTE NO ESCUCHA AL CORAZÓN, ÉSTE PIERDE SU CAMPO MAGNÉTICO. Incluso concediendo en un ataque de credulidad que pudiera existir dicha relación entre órganos, esto es evidentemente falso. Si tu corazón pierde su campo magnético es porque ha dejado de latir y ya estarías muerto. Biológicamente muerto. No “dormido” ni “desconectado de la realidad”.

EL CAMPO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN PUEDE ABARCAR KILÓMETROS. La afirmación no tiene desperdicio: “Hay la hipótesis, la certeza, de que el campo magnético puede abarcar kilómetros, pero todavía no han encontrado los aparatos para medirlo”. En mi planeta, la certeza de una afirmación viene a raíz de la evidencia empírica mediante su medición (en este caso, bastaría con un gaussímetro para medir campos magnéticos). Si se hubiera quedado en “la hipótesis” sería perdonable, aunque haría perder la apariencia de certeza del resto de las afirmaciones que promulga.

EL CAMPO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN INFLUYE EN EL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA. Corbera afirma que, sobre las ciudades, se han descubierto bolsas de campos magnéticos mayores de lo normal, y que “se sabe” que se deben al campo magnético del corazón de la gente que vive en las ciudades. Vamos a suponer (que es mucho suponer) que existen esas “bolsas”. Añado unas notas: – El campo eléctrico del corazón es 0.0017V/m. – El de la médula ósea, 0.0019V/m. – El de una nevera, 120V/m. – El de un secador de pelo, tostadora o televisor en color 80V/m. – El de una bombilla 5V/m. Por lo tanto, suponiendo que fuese verdad lo que afirma Corbera, se me ocurren muchas otras causas que no son “nuestra conciencia” para que existan esas “bolsas” sobre las ciudades.Afirma que esto se demostró el 11-S: cuando cayeron las torres, dice, pasaban por allí casualmente los satélites que miden el campo magnético y descubrieron que, de pronto, crecía muchísimo. Y era, según él, por la angustia de la gente. Por más que he intentado encontrar la fuente, incluso en páginas conspiranoicas, no he encontrado el supuesto estudio de tan importante descubrimiento.

LOS POLOS SE ESTÁN DERRITIENDO POR LAS VARIACIONES DEL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA. Entre las causas reales detectadas actualmente, dicho nivel de hielo depende de factores como el agujero de la capa de ozono, las corrientes marinas o la humedad (hay muchas otras, es un proceso complejo). Ninguna de estas causas tiene que ver con el electromagnetismo.

LOS POLOS MAGNÉTICOS DE LA TIERRA SE ESTÁN ALTERANDO POR EL CAMBIO MAGNÉTICO DEL CORAZÓN. Según Corbera, esta afirmación está extraída del supuesto instituto HeartMath, que por lo visto debe dedicarse también a la geología. Dado que él mismo afirma que esto ha sucedido muchas veces a lo largo de la historia de la Tierra (variaciones de las que, efectivamente, queda un registro en las rocas con componentes ferromagnéticos), hace evidente que es un fenómeno que sucede sin requerir de intervención humana (ni de ningún otro ser vivo) alguna. En este caso ni siquiera se hace necesario recurrir a ninguna bibliografía que nos introduzca a la apasionante estructura interna del planeta y su generación de electromagnetismo.

EL EXPERIMENTO DE LOS MONOS Y LA CREACIÓN DE UN PARADIGMA. El experimento que explica aquí es un experimento muy fácil de explicar, pero aún así lo explica mal. Corbera dice que al mono que mojan con agua es al que sube la escalera y que, cuando llega uno nuevo, los otros le “comen la cabeza”. Lo podéis leer correctamente aquí. Aunque la conclusión es, en efecto, la misma, resulta chocante que el señor Corbera haya entendido mal incluso un experimento tan simple como este. Va a ser verdad no sólo que cuando era niño no entendía las cosas (como cuenta en una de sus charlas), sino que sigue sin entenderlas.

CUANDO LA GENTE MEDITA, BAJAN LOS ASESINATOS EN NUEVA YORK, PERO ESO NO SIRVE PORQUE A LA SEMANA SIGUIENTE VUELVEN A SUBIR PARA COMPENSAR(también aquí). Corbera no ha oído hablar de la regresión a la normalidad en las estadísticas, de la falacia correlación/causación, ni en general de cómo llevar a cabo un ensayo metodológicamente válido.

SI TOMAS CONCIENCIA, PUEDES CAMBIAR TU ADN. El señor Corbera nos habla de la epigenética y nos dice que el estrés de nuestros padres antes de nuestro nacimiento nos marcará para siempre, y que sólo nos curaremos si tomamos conciencia. En realidad, al parecer se puede revertir su efecto con la dieta (y esto sí que es biología). Copio: “Una forma de controlar el grado de metilación es por medio de acción de efectos ambientales. En los mamíferos se ha visto que la metionina, la colina, el ácido fólico y las piridoxinas (que son sustancias provenientes de la dieta) tienen como función la adición de grupos metilos“. Los metilos son los que silencian los genes. Podéis leerlo aquí.

NUNCA DEBÉIS SENTIROS CULPABLES. Esta doble moral de la biodescodificación es execrable. Afirma que no hay que sentirse culpable, que la culpa crea enfermedades…pero nos conmina a asumir que somos culpables de nuestra enfermedad, dado que no hemos sabido resolver algún conflicto, nuestro o de nuestros antepasados, o bien no somos personas coherentes que siguen a su corazón, sino que pensamos con el cerebro. Y somos culpables de cualquier, repito, cualquier enfermedad que puedan coger nuestros hijos pequeños, antes de los 7 años, dado que (siempre según él) los niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos. Y si morimos, iremos a la tumba conscientes de que somos gilipollas, porque (sic) “no se mueren los buenos, se mueren los gilipollas” (tambiénaquí). O sea, que si ya es bastante injusto para nosotros estar enfermos o tener a un hijo enfermo (o a un animal), nos echa encima la carga de ser culpables de esas enfermedades. Vergonzoso.

POR EL PRINCIPIO DE HEISENBERG, TENEMOS UN 1% DE LIBRE ALBEDRÍO. Añadiéndole un importante trasfondo antropocéntrico voluntario al principio físico de indeterminación de Heisenberg defendería, si acaso, justo lo contrario, como la propia palabra “indeterminación” indica.

EXPOSICIÓN DEL EXPERIMENTO DE LA DOBLE RENDIJA. La explicación del experimento, tal como la explica en su charla Conciencia Total, no tiene sentido: si hay dos observadores, uno a cada lado de la “pantalla” de recepción de partículas (cosa que el experimento original no presenta), el de un lado verá el patrón de interferencia y el otro las partículas discretas. Una exposición mucho más acertada del experimento habría sidoesta otra. De todas formas, la imposibilidad de predecir dónde está el electrón a la vez que su velocidad no es tanto de observación (ni mucho menos de la presencia o no de un ser “consciente”) como de matemáticas. Sin pretender profundizar en su compleja teoría, matemáticamente no es posible conocer ambas magnitudes a la vez. Y tampoco son necesariamente estas dos magnitudes las que no se pueden conocer simultáneamente. Pueden ser otros pares de magnitudes independientemente de que sean o no observadas. Porque lo que dice el principio es: “Hay determinados pares de magnitudes físicas que no están determinadas con total precisión simultáneamente”. Y desde luego, la conclusión de este experimento no es, de ningún modo, que el tiempo no existe, como de alguna manera infiere Corbera, sino que el electrón se comporta unas veces como onda, y otras como partícula, con su imposibilidad intrínseca de medición simultánea de ciertos pares de propiedades que postula el Principio de Heisenberg.

EL YO CUÁNTICO VIVE EN TIEMPO ACELERADO. Corbera afirma que tenemos un doble cuántico que viaja por ahí en forma de onda. Como vive, según él, en tiempo acelerado al viajar a la velocidad de la luz (por ser onda de energía), podemos pedirle consejo sobre nuestra vida porque, lo que sea que estemos viviendo, él ya lo habrá vivido (dado que vive en ese tiempo acelerado). Corbera no sabe que, si hubiera de verdad un doble cuántico en forma de onda, si esta onda se moviera a la velocidad de la luz, su tiempo no estará acelerado, sino ralentizado. Ese “yo cuántico” tendría que ser quien preguntase al “yo terrenal” cómo solucionar sus problemas y no al revés, pues su tiempo transcurre mucho más lento. Para más información, recomiendo consultar la paradoja de los gemelos de Einstein.

EL TIEMPO NO EXISTE/ EL TIEMPO EXISTE Y ES LINEAL. El señor Corbera es incoherente consigo mismo. Lo primero lo dice en la charla “El despertar de la conciencia y el ADN” (parte 1); lo segundo en el “Curso de Milagros”.

NO HAY QUE DEJAR DE TOMAR LA MEDICACIÓN, O UN PRODUCTO CUÁNTICO, O IR A LOURDES. Sobran los comentarios.

Afirmaciones no tan obviamente erróneas, pero muy cuestionables.

Este apartado entronca algunos temas que, pese a no tener una contra-argumentación tan evidente como en el apartado anterior, carecen a su vez de una argumentación sólida o contienen un alto grado de dependencia de unas premisas sin una base objetiva que los sustenten, pero que Corbera promulga como ciertos y probados.

NO TRATÉIS DE AYUDAR A LOS DEMÁS: ELLOS TIENEN SUS PROGRAMAS. La biodescodificación/bioneuroemoción enseña a ignorar olímpicamente al prójimo sólo porque ellos “tienen sus programas”. Llama “paranoia” a intentar ayudar. Sin embargo, el señor Corbera se atribuye el derecho de influir en nosotros para “cambiar su realidad”. Dicen que el que hace la ley hace la trampa. Así que podemos hacer lo mismo e influir (o al menos intentarlo) en quien nos dé la gana con la bendición de la bioneuroemoción siempre y cuando tengamos claro que es para cambiar nuestra realidad.

LOS CAMPOS MÓRFICOS. ¿Habéis probado a aprender chino? Debería resultar extremadamente fácil aprenderlo, dado que es uno de los idiomas más hablados del mundo. La hipótesis de los campos mórficos, de Rupert Sheldrake, no ha sido demostrada y los experimentos que este afirma haber realizado con resultados positivos no han sido revisados ni reproducidos por colegas científicos, con lo cual no puede considerarse válida. Pero eso no detiene a la pseudociencia.

LOS NIÑOS NO SE PONEN ENFERMOS: LOS PONEMOS ENFERMOS. Ignoremos por un segundo todo lo que la medicina nos aporta en este campo. Según el postulado, si mi niño está en la guardería y todos los demás niños están enfermos de gripe menos el mío, quiere decir que yo tengo una familia modelo. Y si mi niño cae también, entonces tengo un conflicto con mi pareja. Aunque yo no crea/sepa/recuerde que lo tengo, forzosamente lo tengo que tener (o mis padres, o abuelos, etc.).

EL EJEMPLO DE LA MUJER MALTRATADA. El señor Corbera, en su candidez, afirma que una mujer maltratada que sigue a su corazón se aleja de su pareja. Podemos argumentar exactamente lo contrario. Una mujer maltratada lo único que hace es sentir: siente miedo, compasión, quizá amor enfermizo o desprecio por sí misma. Todo esto son sentimientos. La única forma de separarse de su pareja es disociar la mente de los sentimientos y decir: “me da igual cómo me sienta ahora, sé que en el futuro me sentiré mejor”. E irse, sienta lo que sienta. El señor Corbera parece que no sabe diferenciar lo que es un sentimiento de un pensamiento. Lo disfraza diciendo: “tú estás con él porque no te quieres nada”. Habla de desprecio hacia sí misma, pero lo esquiva. El desprecio hacia sí misma llevaría a la mujer al suicidio si “siguiera a su corazón”. Sólo una mente activa y despierta, capaz de desafiar a un sentimiento (“corazón”) enfermo , puede salir de esa situación.

LA ENFERMEDAD PROVIENE DE UN CONFLICTO EMOCIONAL. Y si no es tuyo, es de tu madre, o de tu padre, o de tu hermano, o de tus abuelos, o de tus bisabuelos, tíos, tíos abuelos… Esta afirmación es como la de la existencia de Dios, porque es irrefutable. Nunca existirá un entorno o ancestros sin un solo conflicto. Encontrarás algo siempre y le achacarás tu enfermedad a eso, independientemente de si está relacionado o no. Así cualquiera puede formarse sus “teorías” para engañar a la gente. Por otra parte, si no te curas tras haber cambiado tus creencias, es que lo has hecho mal. Y así no hay forma de que falle. Irrefutable.

SI TE MUERES, ES PORQUE UNA PARTE DE TI QUIERE MORIRSE. ¿A quién le apetece morirse hoy? Que levante la mano. ¿Nadie? Sigamos.

UNA PERSONA CON CÁNCER ES UNA PERSONA DESCONECTADA DE LA REALIDAD. No he visto ningún ejemplo más claro que Carl Sagan para refutar esto. Tenía cáncer. También tenía una familia feliz, era científico, agnóstico, y muy conectado al mundo que le rodeaba. Ah, pero seguro que tenía algún conflicto, porque el señor Corbera asegura que alguien en su situación tenía que tenerlo. Seguramente debieron violar a su madre o abuela, o algo.

LA MUERTE NO EXISTE. El señor Corbera, siendo incoherente de nuevo (¿se está ganando un cáncer?). Una chica en el público se lo hace notar. ¿Su respuesta? “Tú calla”

Conclusión.

Mi opinión es que la bioneuroemoción no sólo es medicina “integrativa”, como a él le gusta llamarla, sino que cumple bastantes características de secta, como evitar a las personas “no despiertas”, considerarse mejores que los demás por “ser coherentes” y estar “despiertos”, lucrarse con el tema y hacer labor proselitista, afirmando además, sin tapujos, al principio del “curso de milagros”, que “nos va a lavar el cerebro”. Ha conseguido meterse ya en las universidades de Cuba y Perú, pero no por ello dejo de considerarlo secta. No obstante, esto es un criterio puramente personal que no pretendo someter a debate. Dejemos que las propuestas anteriores y sus críticas hablen por sí mismas y que el lector (al que agradezco su esfuerzo si ha llegado hasta aquí) saque sus propias conclusiones.

Por otra parte, creo haber aportado pruebas suficientes de que hay que tomar con muchas reservas lo que dice este señor, ya que mucha de la información que proporciona es directamente falsa, o no demostrada o no demostrable.

Finalmente, añadir que hay premisas de la biodescodificación que son rescatables. Tiene un componente psicológico bastante interesante, que consiste en creer que tus pensamientos influyen en cómo te va en la vida, y que si mejoras aquellos, esta mejorará a la par. No está tan mal, pero este tema se puede leer en montones de libros de autoayuda sin necesidad de impregnarlo de pseudociencia y pseudoreligión. Sin embargo, este último punto, beneficioso en cierto grado, queda contaminado por la culpabilidad que te hacen asumir por estar enfermo, tú o algún ser querido. Para mí, personalmente, esto es imperdonable.

En: Blog de Fernando Frías. http://listadelaverguenza.naukas.com/2013/11/18/bioneuroemocion-en-la-universidad-de-alicante/

Otra nota:  http://constelacion-de-falsificadores.blogspot.mx/2013/09/enric-corbera-y-la-biodescodificacionlo.html

Guía de Duelo Adulto

cropped-cropped-6a00e54fcf738588340192ababea21970d1.jpg

El equipo de expertos de FMLC publica la “Guía de Duelo Adulto”, un manual gratuito, ilustrado por Malagón, que ofrece a los profesionales sanitarios información sobre cómo afrontar el duelo, así como herramientas para gestionar situaciones de gran intensidad emocional

Descárgala aquí.

Guía sobre el duelo infantil

Netyre HD Wallpapers Free 5

Esta guía sobre el duelo infantil destinada a padres, profesores, y adultos en general es de muy fácil lectura y ofrece consejos útiles para explicarles a los niños qué es la muerte.

Es de acceso gratuito, y la ofrece la Fundación Mario Losantos del Campo.

Puedes leer y descargar la guía AQUÍ

……………….

El pasivo agresivo: la sumisión armada

The_Psychological_Corporation

Por: Hugo Marietán

Hay pasivos agresivos que son a su vez psicópatas. En esos casos son traidores por naturaleza, de puñaladas traperas, de no dar la cara. El psicópata PA crea un clima de hostilidad alrededor de su víctima a través de calumnias, mentiras, chimentos. Predispone a los demás en su contra. Es un trabajo pausado, sutil, constante; de encerronas y trampas.

LEER ARTÍCULO…

Psicología del Mexicano, de Rogelio Díaz-Guerrero

psicomexi

La contratapa del libro Psicología del Mexicano, de Rogelio Díaz- Guerrero, dice:

Esta edición contiene los más recientes estudios realizados por el doctor Rogelio Díaz-Guerrero en torno al comportamiento individual y social de los mexicanos.  (…)”.

Es muy lamentable constatar, sin embargo, que dentro del libro solo puede encontrarse información desactualizada, con gráficos e informes de 1950, 1969, y algunos de los ’80. Las charlas y conferencias que se han transformado en capítulos  son de 1979, 1984, 1972, 1973, 1986, y contienen todos datos de investigación cuali-cuantitativa del perfil psicológico de la familia mexicana que no hace falta ser experto para saber que se han modificado sustancialmente en los últimos 60 años. El libro concluye con dos apartados de 1992, y son lo más actualizado que podrá encontrar.

Esta publicación es, por eso, no sólo una herramienta inútil para cualquier profesional que necesite trabajar con datos de la sociedad mexicana contemporánea, sino también una estafa para el lector profesional, ya que se trata de una obra cuyo único valor podría ser histórico, si los datos aportados, claro, estuviesen mejor fundamentados, y las conclusiones no fueran tan superfluas, generalizadas y rayanas en la obviedad.

La redacción también deja mucho que desear.

UN VERDADERO FIASCO

Chismes y chismosos: “No sé si debería decírtelo…”

“La patología que sostiene al chismoso es el impulso sin freno de compartir  las historias a las que tiene acceso, bien sea porque las ha vivido directamente,  ha sido testigo de ellas o porque se las han contado. En este punto, también suele presentarse la necesidad por deformar la realidad, esto significa que el chismoso no solo divulga o comenta un evento que pudo o no haber ocurrido, sino que además añade una serie de hechos irreales que producen daño a los involucrados, este fenómeno se realiza con la tendencia casi compulsiva a probar los niveles de credibilidad del otro en su persona o de perjudicar a los involucrados en la lógica del rumor, calculando de manera consciente las formas para destruir la reputación o el estatus de alguien. Al mismo tiempo, el chismoso posee, en la mayoría de las oportunidades, una autoestima reducida, ligada a un pobre autoconcepto que justifica la necesidad mediante este mecanismo de  llamar la atención de los demás, provocando el interés de ser escuchados, sin importar que para ello sea necesario emitir conceptos falsos”.

(Cita:  http://psicobloggiando.blogspot.mx)

EL CHISME Y SUS VERICUETOS… (Leer)

La química del amor: ¿Por qué amamos? ¿Por qué engañamos?

Helen Fisher es investigadora del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers, EE.UU. Ha conducido un extenso estudio sobre la evolución, la expresión y la ciencia del amor. Es autora de varios libros como ¿Por qué amamos? que describe cada aspecto de la experiencia de enamorarse desde un punto de vista científico.
Anthropologist Helen Fisher takes on a tricky topic — love –- and explains its evolution, its biochemical foundations and its social importance.
She closes with a warning about the potential disaster inherent in antidepressant abuse.
……………………………………….
La charla está en inglés, pero puedes buscar los subtítulos al pie del vídeo, y hacer clic en SPANISH
 ………………………………………………………….

Los niños y los animales

Los niños se relacionan de manera muy espontánea con los animales y fácilmente se comprometen con su protección.

La relación especial entre el niño y sus mascotas

 El animal adorado puede ser un perro, un gato, una tortuga. No importa cuál. No hay más que ver cómo se transforma la cara de un niño cuando tiene un animal cerca, para darse cuenta de que niños y mascotas establecen una relación muy especial.

Esta atracción puede ser explotada por los padres para favorecer en sus hijos un desenvolvimiento natural frente al mundo animal, siempre con los recaudos necesarios de edad y seguridad.
 La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP por sus siglas en inglés) afirma en un documento que el alcance de la relación entre niños y animales puede ir mucho más allá si se la estimula: Las mascotas son parte de la vida de los niños. “La participación de los padres, la discusión abierta y la planificación son generalmente necesarias para que la experiencia de tener un animal doméstico sea positiva para todos. Un niño que aprende a cuidar a un animal y a tratarlo con cariño y con paciencia adquiere un  aprendizaje para relacionarse con las personas.”
Elegir el animal adecuado según el tipo de familia, la casa y el estilo de vida es clave. Entre los dos y los tres años, es ideal que el animal sea muy pacífico, ya que los niños de esa edad no tienen la madurez suficiente para controlar sus impulsos de agresividad e irritabilidad.

Ventajas del contacto de los hijos con los animales

 Estas son algunas de las ventajas que postula la AACAP  del contacto de los niños con los animales:

  • Desarrollar sentimientos positivos hacia el animal contribuye a la autoestima y a la autoconfianza del niño.
  • Una buena relación con un animal también ayuda a desarrollar la comunicación no verbal, la compasión y la empatía.
  • Los animales proveen lecciones acerca de la vida: la reproducción, el nacimiento, las enfermedades, los accidentes, la muerte y el duelo.
  • Las mascotas ayudan a desarrollar un comportamiento responsable en los niños que los cuidan y proveen un enlace con la naturaleza.
  • Enseñan al niño el respeto hacia otros seres vivientes.

Mascotas no recomendadas para niños pequeños

No todos los animales deberían convertirse en mascotas para los niños. No es recomendable que los más pequeños de la casa, especialmente los menores de cinco años, tengan hámsters, erizos, lagartos pequeños ni tortugas, debido a los riesgos que representan para su salud.

Como todos sabemos, cuánto más pequeño sea el niño más grande es su vulnerabilidad, ya que su sistema inmunitario todavía no está totalmente desarrollado. Además, cuánto más pequeño el niño sea, menos hábitos de higiene tendrá. Besan, agarran, y tocan sin control a los animales, y luego se ponen las manos en la boca, algo que no siempre se puede vigilar.

No se trata de prohibir este contacto. De lo que se trata es de proteger a los niños educándolos para que tengan el hábito de lavarse las manos siempre después de algún contacto con su mascota, el cuidado de no besarla en la boca, y tampoco llevársela para dormir en su cama, etc.

Por eso es bueno que las familias esperen a que el niño sea mayor para traer una mascota exótica a casa.

Fuentes citadas:

Ciberacoso, conócelo y evítalo

Espiritualidad de consumo rápido, o « el bypass espiritual »

bypas

¿Alguna vez recurriste a tu espiritualidad para evitar enfrentar un aspecto doloroso de tu vida? ¿Dejaste pasar abusos en nombre de la compasión? ¿Te escudaste en tus aspiraciones más elevadas para evitar sentir celos o enojo, por considerarlas emociones “poco espirituales”?

A veces, ciertas prácticas y creencias no ayudan a elevarnos sino a evitar el costoso tránsito por el auto-examen y la auto-observación, a acallar la voz interior que nos dice que algo no está bien, a barrer bajo la alfombra conflictos y dificultades que piden a gritos ver la luz del día.

LEER MÁS…

……………………………………………………………………………………

10 Razones para No golpear a los niños.

Los niños que obedecen por miedo al castigo nunca aprenden a determinar cómo suceden las cosas, ni a resolver conflictos de manera empática y satisfactoria. Su autoestima se ve destruida debido a la humillación que producen los maltratos. Esto no quiere decir que los padres no deban ser firmes en la educación de sus hijos. La firmeza ayuda al niño a entender límites y normas de convivencia, dentro y fuera de la familia.

Por otra parte, cualquier método que promueva la comunicación y el respeto mutuo puede ser efectivo para lograr buenos resultados; aunque, sin lugar a dudas, la mejor forma de enseñarle a un niño una conducta, una actitud, o un valor, es practicándolo. Los niños son grandes imitadores de sus padres.

Entonces: ¿Es usted capaz de ser todo aquello que quiere que sea su hijo?

 En este artículo, Jan Hunt enumera 10 razones para no golpear a sus hijos. Aunque existen muchísimas más, esta síntesis resume muy bien algunos puntos ampliamente desarrollados en otros textos de «Project NoSpank»

10 RAZONES PARA NO GOLPEAR A LOS NIÑOS: LEER.

……………………………………………………………………………………….

El Castigo Físico Contra los Niños y sus Consecuencias.

Hablando Claro Sobre el Castigo Físico Contra los Niños
Jordan Riak

Traducción de Martín Lamarque

Edición 2011

SPANK

A menudo, las críticas a los métodos de crianza tradicionales son recibidas con sospecha, renuencia y hostilidad. Si tal conservadurismo fundamental de la naturaleza humana se expresara con palabras, tal vez diría algo parecido a esto:

«Si los métodos viejos funcionaron tan bien con las generaciones pasadas, seguramente funcionarán con las futuras. No traten de arreglar algo que no está descompuesto. No echen a perder lo que es exitoso. A veces, para hacerlo entender, todo lo que necesita el niño es una buena nalgada. Una buena nalgada nunca le hizo daño a nadie. Así es como a mí me criaron, y salí bien.»

Pero en verdad, ¿qué tan bien salimos?

Tarde o temprano tenemos que aceptar que no todas las tradiciones familiares son iguales. Tal vez, en algunos casos, han vuelto nuestras vidas más precarias e infelices de lo necesario. Y quizás–sólo quizás–no salimos tan ‘bien’ como quisiéramos hacernos, y hacer a otros, creer.

Cuando elogiamos el trato que nuestros padres nos dieron de pequeños, ¿no será que simplemente estamos tratando de encontrar aprobación para nuestro comportamiento similar actual? ¿Tratando de convencernos de que la forma en que queremos recordar las cosas, es la forma en que realmente ocurrieron y debieran ser preservadas? Hagámosle la prueba al argumento de “Yo salí bien”, examinando algunos ejemplos reales de mi infancia, y vea si también se aplican a usted.

  1. Había ceniceros por toda la casa. Mis padres fumaban, como también lo hacían casi todos los adultos que nos visitaban. El olor a humo de cigarros, puros y pipas, estaba siempre presente. A nadie le importaba. De hecho, no hubo un día de mi niñez que yo no fuera expuesto al humo de tabaco. Y como mi madre fumó durante el embarazo, hasta en su vientre fui expuesto. Y sin embargo, salí bien.
  2. El primer coche de familia que recuerdo, era un Chevrolet sedán modelo 1937. No tenía cinturones de seguridad. Cuando viajábamos, simplemente se me echaba en el asiento trasero, con la expectativa de que la fuerza de gravedad me mantendría allí. Lo cual hizo. Y sin embargo, salí bien.
  3. Todos los lugares en los que viví cuando niño estaban pintados con pintura a base de plomo. Y sin embargo, salí bien.
  4. Durante toda mi niñez y adolescencia monté bicicletas, pero nunca usé ningún tipo de protección para la cabeza. Y sin embargo, salí bien.

¿Será que mi familia fue sabia, o simplemente corrimos con suerte? En la actualidad, no hacemos ninguna de esas cosas. No asumimos tales riesgos, ni exponemos a nuestros hijos a riesgos parecidos—no si estamos conscientes de ellos.


CASTIGO FÍSICO – Las verdades

Los efectos duraderos

La investigación actual en las áreas de salud mental y desarrollo infantil, apoya la teoría de que los actos violentos en contra de un niño, sin importar qué tan breves y leves sean, equivalen a exponer al niño a una toxina. La exposición repetida a esa toxina tiene un efecto acumulativo y duradero. Hasta cierto punto, esto es algo que podemos comprobar por experiencia personal. La mayoría de nosotros, tendríamos que reconocer que los recuerdos más vívidos y desagradables de nuestra niñez son los de haber sido maltratados por nuestros padres. Hay personas cuyos recuerdos de tales incidentes son tan perturbadores, que pretenden que fueron ordinarios y hasta graciosos. Notará usted que sonríen al describir la manera en que fueron castigados. Es vergüenza, no placer, lo que les hace sonreír. Como protección contra el dolor actual, tienen que disfrazar el recuerdo de sentimientos pasados.

(more…)

Día del Niño: que los niños sean niños